José de Jesús López de Lara

Sobre la carretera estatal No. 55 que conduce del Relleno Sanitario “San Nicolás” al poblado El Conejal, fue localizado el cadáver de un hombre que fue ejecutado y “encobijado”.
La víctima no había sido identificada y su cadáver fue trasladado al Servicio Médico Forense, donde quedó depositado en calidad de desconocido.
Extraoficialmente se informó que se trata de una persona del sexo masculino, que fue ejecutada de un balazo en la cabeza.
Fue aproximadamente a las 11:15 de la mañana del sábado, cuando se recibió un reporte anónimo en el 911, donde se informaba que a la altura del kilómetro 2+100 de la carretera estatal No. 55, justo frente a un predio denominado “Puerta de Viejitos”, se encontraba el cadáver de un hombre que estaba envuelto en una cobija.
Se informó que el hallazgo fue realizado por un habitante del poblado de El Conejal, quien caminaba por la carretera estatal No. 55 y al llegar a la altura del kilómetro 2+100, frente al predio “Puerta de Viejitos”, encontró el cadáver encobijado de un hombre desconocido.
De inmediato arribaron a la escena varias patrullas de la Policía Estatal y de la Policía Preventiva del Destacamento “Terán Norte”, quienes confirmaron que a un costado de la cinta asfáltica, entre unos pastizales y junto a una malla ciclónica, se encontraba tirado un cadáver envuelto en una cobija en color azul y blanco.
Por tal motivo se procedió a acordonar la zona y se solicitó la presencia de personal de la Fiscalía General del Estado, trasladándose hasta el lugar del hallazgo el agente del Ministerio Público de Hospitales, así como el equipo de peritos de la Dirección de Investigación Pericial.
Asimismo, arribaron a la escena para iniciar con las investigaciones correspondientes, los agentes del Grupo Homicidios, Grupo Anti-Secuestros y de la Unidad de Combate al Narcomenudeo de la PME.
Una vez realizadas las diligencias correspondientes, el cadáver del desconocido fue subido a una camioneta de Servicios Periciales, en las mismas condiciones en que fue localizado, a fin de no contaminar la escena.
Ya en el Semefo los médicos forenses procedieron a retirar la cobija, detectándose que el cadáver correspondía a un hombre de entre 30 y 35 años, el cual estaba atado de pies y manos.
Extraoficialmente, se informó que presentaba un balazo en la cabeza.
La Unidad de Homicidios de la FGE ya se encuentra realizando las investigaciones de este crimen, que tiene las características de una ejecución.

¡Participa con tu opinión!