Moisés Ramírez
Agencia Reforma

Como el ahorro, el aguinaldo es un recurso adicional que por lo caro que está la vida, debe hacerse una adecuada planeación de su uso, pues de proceder así, pudiera rendirle no sólo para pagar deudas….
También hasta para comenzar a formar un “guardadito” para gastos a futuro, como pudiera ser el enganche de una casa o un automóvil, entre otros destinos.
Especialistas en finanzas personales del banco HSBC México refieren lo anterior y dan algunas recomendaciones para que usted pueda sacarle el mayor provecho a esta prestación que, por ley, deben recibir todos aquellos que laboran en la economía formal.
“Es importante procurar que la utilización del aguinaldo tenga un significado distinto al del gasto corriente”, señala un ejecutivo de HSBC México.
Las fuentes explican que antes de querer utilizar estos recursos, primero es recomendable analizar y decidir el destino de este dinero a través de la elaboración de un presupuesto ordenado que incluya gastos navideños, ahorro e inversión, pago de deudas e incluso previsión de eventos inesperados.
Refieren que el instrumento para invertir el aguinaldo y lograr los máximos rendimientos deberá elegirse de acuerdo a la proyección de los objetivos (corto, mediano o largo plazo). Algunas opciones son las inversiones a plazo, los fondos de inversión o los pagarés.
Agregan que es posible contratar cualquiera de estos instrumentos desde mil pesos, y en el caso de los pagarés, es posible conocer de manera anticipada la tasa de rendimiento que se obtendrá en el plazo solicitado.
Añaden también que con el aguinaldo pueden contratarse algunos servicios de coberturas que permiten ahorrar para un futuro, como el caso de los seguros.
Explican que éstos pueden ser destinados para el pago futuros de colegiaturas de los hijos, o bien incluso para ahorrar para el retiro.
La ventaja de estos productos es que pueden ser pagados de manera mensual, trimestral, semestral e incluso anual, lo que le permitiría estirar aún más el ingreso para otros fines.