Entre la incertidumbre y la esperanza iniciaron el año los productores pecuarios, al enfrentar condiciones climatológicas adversas y nuevos requisitos fiscales, lo que no los hace ceder, porque confían que pese a las contrariedades saldrán adelante.

Lo vivido en 2019 quedó atrás, no obstante fue un periodo sumamente complejo debido a la falta de lluvias, lo que tendrá un impacto entre febrero y abril de 2020, asimismo el precio del litro de leche se encuentra debajo de su precio real, a lo que se agrega que aumentó el costo de la energía eléctrica y el diesel y por si fuera poco el gobierno federal canceló los apoyos que recibían, por lo que el rendimiento del hato se reduce drásticamente.

Sobre el particular, el presidente de la Unión Ganadera Regional Aguascalientes, Juan Pablo Franco Díaz, explicó que lo errático del ciclo pluvial exigirá que tengan que comprar la pastura, lo cual no será una tarea fácil ya que el costo aumenta ante la demanda que hay de varios estados que están en las mismas circunstancias, necesidad que obliga a desembolsar mayor cantidad de dinero para traer el producto a los ranchos.

En las actuales situaciones el problema que enfrentan es que parte del ganado se tiene que vender para alimentar al resto de la manada, pero en estos momentos no hay quien compre, por lo que se envía al rastro: “Aquellos que no puedan darles de comer a sus animales deberán vender para poder dar de comer a los que se queden en los hatos”, apuntó, pero la cuestión radica en que los precios por kilogramo del ganado en pie se redujo entre 15 y 20%; lo que en otros años se hacía la transacción “aunque fuera barato” y ahora no hay mayor interés por comprar no obstante que el costo sea accesible.

La anulación de los subsidios gubernamentales y el incremento en el precio de energía eléctrica y el combustible tiene en un aprieto a los ganaderos, que de cualquier manera deben redoblar esfuerzos para de alguna forma seguir en esta actividad.

Vender parte de la vacada para sostener a la que quede es una de las opciones que tienen y aún cuando no es lo más deseable es un camino que debe transitarse si quieren conservar la propiedad, además tienen el reto de traer la pastura entre los meses de febrero y abril desde los lugares donde tuvieron la fortuna de tener lluvias suficientes, lo cual le será difícil que lo hagan quienes tienen un tamaño menor de los hatos, por lo que sólo les queda la venta o el sacrificio y esperar a que vengan tiempos mejores para continuar en la ocupación.

Los que se dedican a esa labor tienen una serie de apuros, principalmente problemas de producción y comercialización y que el precio de carne y leche no mejoran a pesar de la inversión que deben hacer para mantener los animales, aunado a los hábitos de consumo, en virtud que la leche pasa a segundo plano al preferirse otros productos de bajo valor nutricional.

Se ha mencionado que a partir de este año no se permitirá la venta de lo que se oferta como leche y es sólo un derivado (sucedáneos o sueros) y a veces ni eso, lo que de cumplirse ayudará en gran medida a que pueda reactivarse el mercado interno y la población adquiera lo que en verdad le beneficia.

En lo que se refiere a los apoyos o subsidios que se tenían fueron excluidos en esta administración, aún cuando en otros países es práctica común, lo que incluso aceptó López Obrador en enero de 2008 durante un recorrido por Hidalgo, al asegurar que los productores mexicanos no pueden competir con los del extranjero, para ello puso el ejemplo que en Europa los gobiernos les dan 2 dólares de subsidio a quien tiene una vaca, en cambio aquí no les ayudan en nada.

MILAGRO EN EL IMSS

Entre el cúmulo de información que a diario se ofrece a los lectores, hubo una nota que debe llenar de orgullo a quienes trabajan para el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS), al haberse llevado a cabo una intervención quirúrgica a una nonata para corregirle una malformación.

La bebé, con apenas cinco minutos de haber nacido, presentaba una gastrosquisis, que es “un tipo de defecto de nacimiento en la pared abdominal, en el cual los intestinos salen de una pequeña abertura por los lados del ombligo” (Wikipedia).

Un equipo multidisciplinario de especialistas llevaron a cabo la cirugía, lo que fue posible gracias a que los médicos establecieron de manera oportuna la situación en que venía la niña, por lo que se determinó convocar un grupo que se encargara de llevar a cabo la operación antes del nacimiento y previo a cortar el cordón umbilical.

Participaron ginecólogos, anestesiólogos, cirujanos, pediatras y enfermeras, que lograron introducir las vísceras a la cavidad abdominal de la nonata. La explicación de lo actuado estuvo a cargo del cirujano pediatra Emmanuel Velázquez Ugalde, al citar que el factor tiempo fue definitivo para alcanzar un resultado ampliamente positivo.

Pormenorizó que el procedimiento quirúrgico llamado simil-exit, es un procedimiento intra parto de alta especialidad, que en otros tiempos se realizaban en ciudades como León o Guadalajara, y “para realizar este tipo de cirugía tenemos como cinco minutos antes de que el ginecólogo corte el cordón umbilical y el bebé se despierte. Esto es fundamental para realizar el procedimiento con éxito, y así lo hicimos. Al día de hoy, esta pequeña tiene peso y talla normales, y reporta un desarrollo óptimo”.

Hernán Fabián Mireles Delgado, el ginecólogo que participó en la cesárea, destacó la importancia de control prenatal que realizó la mamá Norma Silvestre Martínez, desde las primeras semanas de gestación, por lo que “gracias al control prenatal, en el cuarto mes de embarazo pudimos darnos cuenta de la malformación que traía la bebé, se diagnosticó con toda precisión y pudimos prever el manejo y tratamiento que culminó con la cirugía realizada oportunamente”.

Lo vivido en los últimos días de diciembre de 2019 deja constancia que el Seguro Social de Aguascalientes tiene una plantilla de médicos y enfermeras con un alto grado de eficiencia y el ejemplo de una mamá que supo atender paso a paso las indicaciones de los galenos para culminar con éxito el nacimiento y desarrollo de su hija, lo que debe servir para que otras señoras sigan sus pasos.

También es una muestra de que el IMSS es una institución que, pese a los cientos de miles de asegurados, no descuida la capacitación y actualización de su personal, con lo que hay plena confianza que los pacientes tendrán una atención eficiente y oportuna.

INCONGRUENCIAS

Mientras el gobierno federal acosa a los empresarios para que cumplan con la obligación constitucional de darle seguridad social a sus trabajadores, de su parte no lo hace con un sector de sus empleados, es el caso de los “servidores de la nación”, que en Aguascalientes y en el resto de la República no tienen seguridad en el empleo al firmar contratos cada 30 días con lo que no hacen derechos laborales y carecen de seguro, de ahí que si llegan a enfermarse tienen que pagar de su bolsillo la atención médica y comprar los medicamentos y al faltar al trabajo se les descuentan los días. En estas condiciones están 18 mil 500 personas en el país, en su mayoría jóvenes, que pueden quedar sin empleo si no les renuevan el contrato. El periódico Reforma publicó que trabajan seis días a la semana y con jornadas diarias de 9 a 17 horas. La cláusula 14 del contrato obtenido vía transparencia, señala: “El prestador de los servicios no está considerado como un trabajador para los efectos legales, y en particular para obtener las prestaciones establecidas en la Ley del Instituto de Seguridad y Servicios Sociales de los Trabajadores del Estado”. Reciben un salario neto mensual de 9 mil 266 pesos y están bajo el mando de delegados regionales, que a su vez reciben órdenes del “superdelegado estatal” con un sueldo de 73 mil pesos cada mes. Es la cara oculta de una administración que se desvive por demostrar su apoyo a la clase obrera, pero olvida a los que tiene en casa.