Saúl Alejandro Flores

Semanas anteriores hice referencia a los aspectos que de conformidad a las nuevas directrices de la actual administración pública federal del agua y los nuevos instrumentos aprobados como son el Programa Nacional Hídrico marcan la pauta a seguir en la política hídrica nacional, del mismo modo esas semanas comenté acerca de la pertinencia de comenzar a diseñar para Aguascalientes una arquitectura institucional en la gestión y administración del agua.

Lo anterior, lo manifiesto porque la mayor parte de las administraciones municipales, estatales y federal, le apuestan a la infraestructura por la sencilla razón de que es más visible, ese ha sido el criterio imperante y que no han podido sacudirse las administraciones públicas contaminadas por las inercias electorales, en efecto, esa es la dinámica de trabajo en la mayor parte de las administraciones públicas siendo más visibles en el ámbito municipal, obedece al aspecto electoral a los compromisos de campaña y en ese corto tiempo de los tres o seis años, para garantizar votación a su mismo grupo establecen la dinámica de acuerdo a las agendas electorales, no a las necesidades sociales o sustentables que han sido las que menos importan.

Por tal motivo, reitero que ha sido más visible de conformidad con la rapidez con la que se quiere actuar es por lo que se inclinan casi todas las administraciones en infraestructura porque eso en el modo tradicional de trabajar es lo más visible, hay fotos, corte de listón, discursos, etc. Con lo anterior, de ninguna manera pretendo decir que no se debe hacer obra, no me vayan a malinterpretar, la obra es parte y debe ser parte de una política hídrica, la obra es hidráulica no hídrica.

Alguna vez lo mencioné, pero vuelvo a recordarles que hídrico e hidráulico son conceptos diferentes, lo hídrico refiere a todo lo que involucra en el agua, es un concepto universal, reconoce que la transversalidad como parte vital, hídrico es todo lo que se refiere al agua: partiendo desde servicios públicos, salud, agricultura, ocio, comercio, industria, hotelería, finanzas, ambiente, planeación y cultura entre otros. Lo hidráulico se refiere por su parte al recorrido que hacen los fluidos, es decir, todo el proceso que vive el agua, en su viaje desde lo superficial o subterráneo, por las potabilizadoras, tuberías, redes de alcantarillado, colectores y plantas de tratamiento, presas, etc, insisto en el cómo se comporta el agua como fluido en todos los dispositivos por donde viaja, depósitos, almacenes, presas, canales, tuberías, etc. Por ello la hidráulica es importante porque estudia el cómo hacer más eficiente ese viaje, con mejor rendimiento, menos desperdicio, mayor presión, mayor ahorro, higiene y seguridad, entre otros aspectos.

Como ven lo hidráulico es altamente importante, sin dicha disciplina no hubiera podido darse la evolución en las urbes, y la calidad de vida de los habitantes, los acueductos, fuentes, pozos, hidrantes, etc, permitieron desarrollar las ciudades y darle un mejor nivel de vida a los habitantes, lo mismo que el conocimiento de técnicas para el riego agrícola, pero no basta lo hidráulico para garantizar que el agua se conserve y sea sustentable, es parte, y es aquí en donde entra a jugar un muy importante papel lo hídrico.

En cuanto a lo hídrico que aborda el agua desde todas las perspectivas, es decir todo lo que es agua, es un concepto paralelo a lo transversal, salud, economía, finanzas, salud, vida, desarrollo social, calidad de vida, agricultura, higiene, esparcimiento, entre otros rubros. Y por supuesto la infraestructura es decir lo hidráulico va tomada de la mano a lo hídrico ya como un accesorio.

Entonces, ¿a qué le deben apostar las administraciones públicas?, en este sentido, me enfoco en manifestar que algunos especialistas opinen que al municipio le corresponde solo lo hidráulico, que lo hídrico compete sólo a la Conagua o las comisiones estatales o instituto del agua, honestamente opino lo contrario, cierto que el artículo 115 de la constitución federal establece las funciones del municipio en el área de servicios públicos municipales, como agua potable, drenaje, alcantarillado tratamiento y disposición de sus aguas residuales, de una manera rigurosa puede deducirse en que este tema compete en área de servicios a la hidráulica, pero el municipio cuenta con áreas en materia ambiental y el agua es un componente que por supuesto va más allá de la propia hidráulica, y luego ¿dónde me dejan a la gobernanza y las organizaciones de usuarios de agua? que pueden ser perfectamente organizados por la propia autoridad municipal.

Una visión acartonada o desfasada en el tiempo que no comprenda los tiempos actuales, ni tenga un ápice de prospectiva y manejo de escenarios, se apegará a modelos tradicionales, de hacer lo mismo que todos y lo mismo de siempre, “porque así se ha hecho siempre”, es tibio o conservador para decidir, en sí ese sería un decisor de bajo perfil, y digo decisor, si así se le puede llamar; los retos que plantea el sector hídrico, ya los he repetido en este espacio demandan acciones y proyectos inéditos, que rompan esquemas, porque sólo de esa manera se podrán romper no sólo las inercias negativas, sino se podrán ir sentando las bases para una verdadera política hídrica, por ende una administración pública municipal, estatal o federal que siente precedentes, eficiente y con resultados positivos y esperados.

En alguna ocasión parafraseé al presidente de la República, cuando él presenta el Plan Nacional de Desarrollo, de que es un documento no para administrar, sino para transformar, y eso es lo que requiere cada instancia gubernamental, en los municipios y entidades federativas se requiere transformar el sector agua, por eso la visión de la hidráulica pura es rebasada. Estimados lectores, estos comentarios tienden a invitarlos a reflexionar para lograr que en México y en Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: [email protected] twitter: saul_saalflo