Con un total de ciento nueve estudiantes cuentan actualmente las unidades hospitalarias del estado de Aguascalientes, en donde los institutos de educación y de servicios de salud de la entidad trabajan coordinadamente para asegurarse que los niños, adolescentes y jóvenes en situación de enfermedad no se retrasen en su formación académica.
María de Lourdes Carmona Aguiñaga, directora de servicios educativos del IEA, precisó que estos estudiantes internados con regularidad son atendidos por la Dirección de Educación Especial, instancia que atiende actualmente a 3 mil 700 menores en educación básica que abarca preescolar, primaria y secundaria.
Entre esta población estudiantil de educación especial se atienden desde recién nacidos hasta adultos, de los cuales 110 acuden a unidades hospitalarias a través del programa de “Aprendiendo en el Hospital”, en alianza con la Secretaría de Salud.
La intención es estimular a los niños internados por diversos padecimientos para que sigan aprendiendo; ciertamente no se ofrece el mismo contenido que se da en el aula escolar tradicional, pero sí se busca favorecer las competencias básicas en lectura, en escritura y en pensamiento matemático.
Este programa funciona desde hace mucho tiempo, pero ahora se pretende eficientarlo y darle mayor impulso.
“En los Hospitales se cuenta con un aula o un espacio didáctico con materiales y herramientas que pueden ser utilizados por los profesores o el personal que atiende a los niños, los cuales son aportados por el IEA, mientras que el ISSEA ofrece los espacios físicos y cada día se encuentran mejor equipados”, destacó.
La funcionaria estatal aclaró que no todos los hospitales de Aguascalientes cuentan con este servicio, pero sí se ofrece en el Miguel Hidalgo desde hace varios años, así como en el Instituto Mexicano del Seguro Social y en el hospital del ISSSTE.
María de Lourdes Carmona Aguiñaga aclaró que los niños entran y salen de esa escuela, la utilizan cuando por razones de salud requieren internarse en el nosocomio, pero una vez que salen regresan a las aulas escolares tradicionales.
Finalmente, señaló que las escuelas a donde acuden esos niños enfermos son responsables de darles el seguimiento y apoyo educativo a los menores, en conjunción con los padres de familia.

¡Participa con tu opinión!