Claudia Guerrero y Karla Omaña
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador y Manuel Bartlett, director de la Comisión Federal de Electricidad (CFE), advirtieron que revisarán los contratos con las empresas encargadas de construir los gasoductos debido a que generan pérdidas al gobierno.
López Obrador llamó a las empresas que tienen esos acuerdos de provisión de gas natural con la CFE a revisar los contratos de manera voluntaria.
«Estamos exhortando a las empresas que tienen acuerdos con la Comisión para que conjuntamente celebremos un convenio, se revisen contratos, y sobre todo se haga el acuerdo de que no van a aumentar los precios de la energía eléctrica», dijo durante su conferencia matutina.
«Se han celebrado contratos leoninos para favorecer a particulares», agregó.
Los gasoductos se licitaron en la administración pasada para abastecer de gas natural necesario para la generación de energía eléctrica.
Además, AMLO arremetió contra la Comisión Reguladora de Energía (CRE), a la que acusó de conspirar en contra de la CFE.
«La CRE se dedicó a favorecer esta política y supuestamente era un organismo independiente. Sí, independiente del pueblo, no de los particulares», acusó.
Más tarde, el organismo le respondió que fue la CFE la que realizó las licitaciones para adquirir el gas.
El Presidente dijo que hay siete gasoductos parados por los que la CFE debe erogar 21 mil millones de dólares, pero no explicó en qué plazo.
Bartlett mencionó como responsables a Carso, IEnova y TransCanada, y aseguró en entrevista que la CFE está obligada a pagar cantidades millonarias a las empresas aun cuando los ductos estén detenidos.
Las empresas mencionadas respondieron que acudieron a dicha cláusula porque así lo establecieron los contratos.
Carso Energy, la subsidiaria de Carlos Slim, expuso que en el caso de uno de sus ductos enfrenta 16 tramos afectados por interrupciones.
«Es por ello que la empresa optó por la aplicación de las cláusulas del contrato que aducen fuerza mayor, mismas que se prevén en el proceso de licitación», indicó.
TransCanada agregó que los contratos están en línea con los estándares de la industria.
La firma IEnova defendió que en 22 años en el mercado se ha conducido con legalidad y explicó que uno de sus ductos fue sujeto a sabotaje en 2017 y denunció los hechos.
Esta empresa cerró ayer sus acciones en la BMV con un retroceso de 4.72 por ciento.