Lo que para muchos era un simple sueño, y para otros era un evento que no se hiciera realidad, el día de ayer se decretó que la final de la Copa Libertadores 2018 será entre River Plate y Boca Juniors, una de las rivalidades más fuertes del futbol internacional.
El pasado martes, el cuadro de River Plate logró una victoria de último suspiro en la casa del campeón vigente, Gremio de Porto Alegre, luego de remontar y ganar 1-2 en Brasil para así pasar a la final de la Copa Libertadores, algo que no hacía desde el 2015, con aquel gran equipo comandado por Marcelo Barovero.
Con este resultado ya sólo era cuestión de que el equipo de Boca Juniors hiciera su trabajo en la casa de Palmeiras, para así finiquitar la tan ansiada final de Copa Libertadores entre los dos equipos más representativos del futbol argentino.
En el partido de ida, los Xeneizes ganaron 2-0 en la Bombonera, llegando a Brasil con una buena ventaja para acceder a la final; con un gol de Ramón Ábila al 18′, los de Palmeiras necesitaban cuatro goles para evitar el súper clásico en la final, y a pesar de que llegaron a anotar al 53′ y al 60′ quedando a sólo dos goles de la remontada, Dario Benedetto sentenció la victoria de Boca al minuto 70, para decretar la final soñada.
El próximo 7 de noviembre se jugará el duelo de ida, mientras que la final de vuelta será el 28 de noviembre, fecha en la cual la ciudad de Buenos Aires, y todo Argentina se paralizará para presenciar este histórico duelo.
A pesar de ser un partido más en la historia de los súper clásicos, este duelo va más allá de un simple partido, ya que el hecho de que Boca Juniors y River Plate disputen la final de Copa Libertadores, marcará un momento clave en la historia de ambas ‘hinchadas’.