Con el registro mensual de trescientas solicitudes de recolección de muebles en los domicilios particulares, el director de Limpia y Aseo Público del Municipio de Aguascalientes, Enrique Barba López, informó que esa cifra crece a más de 550 casos de levantar televisiones, tinacos de asbesto, sillones, tazas de baño y una diversidad de objetos que son depositados inadecuadamente en los contenedores.
Se aplican multas económicas hasta por 6 mil pesos por desaseo a la vía pública a aquellos que son detectados en el momento en que sacan su basura de dimensión grande o que contiene residuos peligrosos, advirtió.
“Por mes se aplican un promedio de 350 sanciones a aquellos que incurren en alguna violación a la normatividad de Aseo Público”, informó el funcionario capitalino.
En entrevista con El Heraldo, Enrique Barba López precisó que las causales de multas se relacionan con no barrer al frente de las casas, tirar la basura fuera de horario en los contenedores, y el desaseo que se provoca por parte de los negocios o comercios o por los organizadores de eventos que no recoge la basura.
“Los operadores de los camiones recolectores reportan cada uno de esos casos al departamento de Aseo Público para que los recoja, pero sería preferible que la ciudadanía llamara al 072 y en un plazo de 24 horas se les visita directamente en sus viviendas para que entreguen lo que quiere enviar al relleno sanitario San Nicolás”.
El director de Limpia y Aseo Público de la Secretaría de Servicios Públicos del Municipio de Aguascalientes subrayó que los tinacos de asbesto son altamente contaminantes y si se dejan en la vía pública pueden llegar sus residuos a lugares que no deben ser alcanzados para salvaguardar la salud humana.
Agregó que todos los tinacos o televisiones viejitas que también son contaminantes se depositan en el Punto Limpio de la ciudad capital y ahí llega un recolector certificado para movilizar esos materiales.
Luego, mencionó que los tinacos de asbesto van a confinamiento final, así como la madera, pero hay otros materiales que pueden ser reciclados como los tinacos de plástico, los cuales sí son llevados a vender a los centros de acopio.
Finalmente, señaló que en lo que va del año se han detectado dos casos de empresas que tiran residuos peligrosos como bolsas de diálisis y jeringas en los contenedores, donde a una de ellas se les quitó su vehículo y hasta que pagó la multa se le liberó la unidad.