Para finales de este año, Aguascalientes contará con cinco o seis marcas internacionales adicionales de gasolineras, y hasta ese momento se generará una competencia entre sí que comience a disminuir los precios finales hacia el público consumidor, señaló el titular de la Sedec, Luis Ricardo Martínez Castañeda.

Adicionalmente, Aguascalientes necesita concretar el proyecto del Ferropuerto, al norte del estado, para contar con la capacidad de almacenamiento de combustibles y que las diferentes marcas de gasolineras la traigan desde otras partes del mundo, para que no se limiten al proveedor de Pemex.

Ante ello, la Secretaría de Desarrollo Económico del Estado dará un seguimiento puntual para concretar este mismo año ese proyecto, gracias al interés de inversionistas privados por construir y operar el Ferropuerto, en el cual convergerían las líneas de ferrocarril de Arkansas y Ferromex, para que traigan el combustible desde los Estados Unidos, con un abaratamiento de costos.

“En este momento, Pemex cuenta con poco más de un día de abastecimiento de combustible, en caso de que existiera algún colapso. Con la operación del Ferropuerto se contaría con ocho o diez días de almacenamiento en el estado de Aguascalientes”.

Entre más bajos sean los costos de distribución en esas gasolineras, se reducirá el precio hacia el público, y este es el objetivo primario de la reforma energética, de hacer cumplir la libre competencia y que se refleje en cambios positivos hacia la ciudadanía.

En entrevista con El Heraldo, el titular de la Sedec señaló que en un plazo de uno a dos años se pretende que existan entre 10 y 15 marcas diferentes de gasolineras.

“Más del 50% del precio de la gasolina es el Impuesto al Valor Agregado y del Impuesto Especial sobre Producción y Servicios, lo ideal es bajar el valor real de la gasolina; y si por alguna razón no baja su precio, entonces la Federación y el Congreso de la Unión deberán proceder a algún ajuste a ambos gravámenes, a efectos de que la sociedad vea un cambio real de disminución del precio”.

Por último, Luis Ricardo Martínez Castañeda señaló que por cada litro que equivale a unos 18 pesos, un monto de ocho pesos van a impuestos y 10 pesos es el precio de la gasolina.