Por: Jesús Alejandro Aizpuru Zacarías

De acuerdo con información proporcionada por la organización “Alto al Secuestro” de Isabel Miranda de Wallace, este delito ha ido en aumento en nuestro país, esto, en clara contradicción a las cifras seguramente “maquilladas” que el Gobierno de la Republica ha venido reportando; es evidente que la estrategia implementada, y los esfuerzos aislados por parte de algunos estados <es el caso de Aguascalientes> no han repercutido significativamente en los índices a nivel nacional, tal y como las cifras proporcionadas por la organización lo demuestran.

Miranda de Wallace dio a conocer cifras que en verdad son alarmantes. Explicó que en lo que va de la presente administración, <es decir entre el 1 de diciembre de 2012 y el 31 de julio de 2014>, han ocurrido 4 mil 809 secuestros, lo que se traduce en 240 secuestros al mes, 57 a la semana, ocho diarios, es decir un plagio cada 3 horas. Solo durante el año 2013 se presentaron tres mil 38 secuestros.

Me llama la atención que el 84 por ciento de los plagios, según estas cifras, se concentren en solo 11 entidades federativas destacando el Estado de México, con 929; seguido de Tamaulipas, con 463; y en tercer lugar Morelos, con 429; le siguen Guerrero, con 424; el Distrito Federal, con 322; Veracruz, con 277; Michoacán, con 257; Tabasco, con 201; Jalisco, con 111; Oaxaca, con 89, y Nuevo León, con 87.

Estas cifras, no solo alarman a la sociedad y autoridades en general, sino que acapara los reflectores internacionales, ejemplo de esto, es el reportaje publicado por el diario norteamericano The Washington Post en el cual da a conocer la problemática que nuestro país está enfrentando, al tener el mayor número de secuestros en la historia. Llama la atención, contrario a lo que la mayoría podríamos pensar que los secuestros son exclusivos de personajes ricos o de quienes pueden pagar rescates millonarios, que hoy en día en nuestro país los secuestros se dan al azar y los comerciantes y las personas que trabajan en la economía informal, sin importar el extracto socioeconómico, son los más vulnerables. Son los que tienen dinero en efectivo para pagar el rescate: personas que atienden negocios, choferes de taxis, los que trabajan en estacionamientos públicos, los vendedores de tacos, es decir todos somos posibles blancos para ser secuestrados.

No podemos pasar por alto los fuertes golpes al crimen organizado que se han dado recientemente por parte del Gobierno Federal, razón por la cual al verse afectados en las actividades ilícitas a las que se dedican como el narcotráfico, los mandos bajos se están dedicando a delitos alternos como secuestro, robo, y extorsión, y son estos delitos los que más lastiman a la sociedad. Es evidente que las acciones que se han emprendido a efecto de combatir al narcotráfico y al crimen organizado han dado resultado, sin embargo, el secuestro requiere acciones que generen resultados a corto plazo, y esos resultados no han sido los esperados; de ahí, que nuestros vecinos del norte, a través del Departamento de Estado hayan emitido una alerta a sus connacionales a no viajar a distintas zonas de más de la mitad de las entidades federativas de nuestro país <evidentemente se encuentran las once anteriores>, algo que repercute de manera directa en áreas como el turismo y la atracción de inversiones, es decir en la economía nacional <debo reconocer que Aguascalientes se encuentra entre las entidades que no han presentado ningún secuestro en lo que va del año>.

Es necesario que nuestras autoridades tomen cartas en el asunto y establezcan una estrategia integral para combatir este delito que tanto lacera a la sociedad, por lo que debe realizar acciones específicas tales como: privilegiar el uso de inteligencia por encima de la fuerza policial; fortalecer a las policías investigadoras; homologar protocolos de actuación; adecuar las legislaciones para dar una verdadera y puntual atención a las víctimas de secuestro; incrementar los mecanismos de control interno, y así generar mayor confianza por parte de la ciudadanía; por último, llevar a cabo una evaluación permanente por parte de las áreas involucradas, a efecto de conocer si la respuesta, atención y comportamiento por parte de los elementos de las diferentes unidades es el adecuado.

Estas son solo algunas acciones que el Gobierno de la Republica debe implementar a efecto de poder ver avances concretos y duraderos en un corto y mediano plazo, de no ser así, seguramente la prensa local, nacional e internacional continuará hablando de este tema tan lamentable.

Como es costumbre, les agradezco la atención de su lectura, y los espero una vez más la próxima semana.