Saúl Alejandro Flores

Es un privilegio ser parte de esta Casa Editorial; agradezco  su hospitalidad,
más aún en una ocasión como esta, felicidades a todo el equipo: directivos,
administrativos y todos quienes hacen posible que este medio informativo
continúe con el prestigio que lo caracteriza, ¡Feliz aniversario!

Estimados lectores, continuamos con esta secuencia del análisis del Punto de Acuerdo que les compartí la semana pasada, recordarán que mencioné: “Lo que solicita la legislatura es imposible y lo aclararé las siguientes semanas”, pues aquí vamos, es indispensable tener claridad de la importancia que reviste el problema del agua y sus reales necesidades, así como el rol oportuno y preciso que se demanda a cada actor sea público, social o privado; continuamos desglosando los párrafos que enuncié en lo general la semana pasada y manifestaré por qué no es viable o es incompleto o impreciso, vamos entonces al desarrollo de esta exposición.

(Página 3, tercer párrafo) “Se entiende también, que para que el Estado cumpla con su obligación de hacer efectivo el derecho al agua, requiere hacerse de recursos, inversiones, contar con la infraestructura y demás recursos materiales y humanos necesarios para cada una de las etapas del proceso, dícese extracción, recolección, tratamiento, distribución; mismos que generan un costo para el usuario final del servicio”.

Nota: Es importante destacar que a quien le corresponde garantizar el suministro de agua potable es al municipio, lo dice el Artículo 115 de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos CPEUM, en su fracción III inciso a), no lo digo yo, cierto que las entidades federativas pueden celebrar convenios con los municipios para prestar el servicio. Además, en este punto de acuerdo se omite mencionar dentro del proceso a la potabilización, debiendo precisar que la recolección y tratamiento son parte del proceso de saneamiento, es importante no confundirlos, pero sí categorizarlos en el rubro general de agua potable y el otro en saneamiento, lo cual repercute en otros costos de gran dimensión. Con relación a que le generan un costo al usuario final, no conozco si hay usuarios iniciales, medios o finales, el usuario es único no importa si corresponde al industrial, comercial o doméstico si al uso público urbano nos referimos, es importante precisar que al usuario no le repercuten los costos como tal, le repercuten al organismo operador que es quien asume los costos y de alguna manera los refleja en la tarifa y lo expreso de esta manera porque a nivel nacional y a nivel estatal, algunos municipios ni siquiera tienen idea de cuánto es el costo, tiene una tarifa sin estudio alguno, han malacostumbrado al usuario y contribuido al desperdicio del agua y a lacerar las finanzas del municipio. Con impuestos solventan esa ineficiencia, los costos de esa ineficiencia sí los asume el usuario, pero también los municipios y organismos operadores en caso de funcionar auténticamente como organismos públicos descentralizados y no simulaciones.

(Página 4, primer párrafo) “En el sector del agua existen costos irrecuperables y que por lo general son muy elevados, esto dificulta el establecimiento del precio justo en el momento de definir una tarifa para el servicio, pues conduce al debate sobre la posibilidad de establecer un precio económico a una necesidad vital de todo ser humano, como lo es el acceso al agua”.(Página 4, párrafo segundo) “Al respecto, hay que recordar que según datos de la Conagua, la tarifa de agua por los tres usos (doméstico, comercial e industrial) en la ciudad vecina de Aguascalientes es la segunda más cara del país”.Nota: Respecto a estos dos párrafos, debe matizarse que no porque existan costos irrecuperables sea imposible establecer una tarifa justa, esto que argumentan es resultado de un hábito arraigado en la administración pública en particular en la prestación de los servicios públicos que se llama ineficiencia. El argumento de establecer un “precio económico” o como lo dice el segundo párrafo transcrito: “cara”, es resultado de esa visión paupérrima y desinformada de la naturaleza de los servicios públicos, es curioso que existen actores políticos o de esa figura tan, pero tan desgastada de los famosos y autollamados “luchadores sociales”, de que “el agua no es una mercancía”, pues estos argumentos la tratan como tal, al hablar de un precio económico y de cara, esos conceptos nos trasladan a un “tianguis”, en donde busquemos lo barato y lo económico, lo que debe existir es una tarifa justa y basada en criterios de sostenibilidad que permitan cubrir los gastos que implican desde la extracción hasta el suministro a la toma domiciliaria, pero a la vez invertir en el mejoramiento de los procesos, medición, facturación, determinación de consumos, inspección, verificación, así como aquellos que corresponden al alcantarillado y el saneamiento, esa tarifa justa debe permitir invertir en infraestructura, en brindar el mantenimiento preventivo, correctivo y predictivo, los estudios y proyectos, pago de derechos, gastos de energía, de operación y nómina, pero más aún la tarifa debe considerar el futuro: Me dirán que es una carta al “Niño Dios”, de ninguna manera, cuando un organismo es eficiente, tiene a su cargo a las personas indicadas y capacitadas, sin rotación de personal, se educa al usuario en una cultura real del agua, y los presidentes municipales dejan de entrometerse con sus prácticas de dispendio, (recuerden cuando les mencione en entregas anteriores lo de las 17 debilidades de los organismos operadores), Estimado lector, ese organismo operador que describo no es de ilusión en México hay ejemplos destacados de ello, que no son instancias de pago de favores políticos sino del compromiso de mejorar el servicio con los usuarios y además su nivel de eficiencia los lleva a calificar para ser incorporados en programas de desarrollo, créditos con organismos internacionales o nacionales. Si no se cumple con lo que aludí, sigamos entonces con un organismo deficiente y un servicio que dejará mucho qué desear, además de que un factor es el tiempo, mejorarlos requiere tiempo. Continuamos la siguiente semana con este desglose y exposición. Recuerden que estas acciones deben permitir que en México y Aguascalientes, el agua nos alcance.

Comentarios: saalflo@yahoo.com