Por: AMIGOS PRO ANIMAL

La igualdad nos abarca a todos, sin importar color, religión, preferencia sexual, nacionalidad o especie, al final del día, todos estamos en este planeta con un objetivo y debemos ser respetados para poderlo cumplir.
La discriminación es algo que, aunque hoy en día no debería existir, estamos tristemente acostumbrados y aprendemos incluso a pasarla por alto, o en casos peores, somos parte de esa cadena discriminatoria que contribuye a que no lleguemos nunca a convivir en armonía como sociedad.
La discriminación abarca a todas y todos, sin importar especies, el simple pensamiento de superioridad, el creer que uno es mejor que otro o que tiene más derechos, hace que cada día enfrentemos acciones como las que se han presentado en los últimos días en Aguascalientes en contra de aquellos que a ojos de otros no son dignos de recibir derechos por el simple y sencillo hecho de no conformar una “familia tradicional”.
La homosexualidad no es una invención humana, no es el capricho de algunos que no quieren “apegarse” a las familias tradicionales o que buscan romper paradigmas, al contrario, la homosexualidad es una conducta natural y hasta cierto punto común en las especies animales. Por ejemplo, de acuerdo a un reportaje del diario español La Vanguardia, Stan y Olli, dos pingüinos machos, fueron llevados a Berlín hace unos años con el propósito de reproducirse y contribuir al nacimiento de nuevas crías. Los dos, sin embargo, no sólo no se reprodujeron, sino quecomenzaron una relación de pareja, por lo que la dirección del zoológico decidió transferirlos a Hamburgo, donde tendrán la oportunidad de vivir sólo con otros pingüinos machos, incluyendo a otra pareja, Juan y Carlos.
En realidad, las parejas de machos son relativamente comunes entre estas aves. El pingüino macho tiene un instinto maternal muy desarrollado. De hecho, en la naturaleza son ellos los que se encargan de incubar el huevo durante los 35 días necesarios, en promedio, para llegar a la eclosión. De acuerdo al autor de “El libro del amor entre Gus & Waldo”, Massimo Fenati, “la homosexualidad y la bisexualidad no son en absoluto comportamientos innaturales o invenciones humanas. De hecho, casi cualquier variante sexual y emocional practicada por el hombre se puede encontrar en la naturaleza”.
Porque nosotros sabemos lo que es la discriminación en contra de las especies, entendemos lo que es tener que vivir con miedo a expresar tus sentimientos y emociones y tristemente a ir en contra de lo que las normas morales dictan como lo “correcto”, apoyamos a todas aquellas comunidades y grupos que osan ir en contra de lo tradicional. Es hora de volvernos más animales, pensar en que todos somos habitantes de este planeta y que como tales, debemos vivir y convivir en armonía, todos somos seres vivos y por lo tanto merecemos respeto.
¡Basta ya de discriminar!