Noé García Gómez

Los que vivimos en México y principalmente en Aguascalientes, parece que nos abstraemos de lo que pasa el mundo; ya que la forma que nos informamos del exterior es solo a través de los medios tradicionales, principalmente los noticieros de televisión, y estos solo generan una agenda de noticias de lo que las agendas internacionales les transmiten; y a su vez solo les importa lo que pasa en Estados Unidos, algo de la Unión Europea, Rusia y China; de ahí en más salvo alguna catástrofe natural los demás países pareciera que no existen.

Pero existe una grave realidad, casi una treintena de guerras sangrientas activas y que están olvidadas; y como lo dice Daniela Vallarino “podemos ver un documental sobre lo que pasa en Siria y sentirnos indignados, pero no vamos a actuar ni vamos a exigir a nuestros gobiernos que actúen, pues es un tema que nos parece lejano, sin impacto sobre nuestra vida cotidiana” y esto en medio de una gran contradicción, el auge de internet y las redes sociales nos parece que se acortan las distancias globalmente, genera que las personas se aíslen dentro de sus particulares y personales realidades.

África es uno de los continentes con más conflictos, donde Sudán, Somalia, El Congo, entre otros, están con guerras activas que según ACNUR generan más de 2.47 millones de refugiados y más de 7mil desplazados solo centroafricanos. Después de África esta Asia con más países con conflictos.

De todos los conflictos el de Siria y Palestina parecen los que tienen mayor difusión, por una razón, ahí se enfrentan intereses de potencias encontradas, lo que genera la distribución de información de ambas partes.

La UNICEF reporta que los infantes son los más afectados principalmente en Uganda, Ruanda y Tanzania.

Hay que decirlo, muchos de estos conflictos son tolerados y hasta impulsados por grandes intereses económicos y políticos de potencias extranjeras, tanto de países como empresas trasnacionales; ya que resulta para ellos más conveniente operar en países en crisis y sin estabilidad.

Pero a pesar de esta sombría situación, como siempre la sociedad civil encabeza los procesos de ayuda, mediación y paz. Las veces en los foros internacionales, la creación de instituciones y que se ocupan por personas concientes, ayuda a que no sean del todo olvidadas.

¿Qué podemos hacer? Desde lo más sencillo hasta lo complejo, firmar electrónicamente peticiones de paz o intervención de organismos internaciones; pero también exigir a los candidatos a presidente de la Republica que nos expongan sus políticas internacionales, que no sea solo enfocada en el tema de Estados Unidos, sino también en la postura de nuestro país con nuestros hermanos del mundo, de estos países en conflicto.