Hasta cuatro kilos de peso puede llegar a subir la gente con motivo del “maratón Guadalupe-Reyes” ante la ingesta excesiva de alimentos, señaló la integrante del Colegio Mexicano de Nutriólogos, Mónica Guadalupe de Lira Ponce, quien llamó a la población a moderar el consumo de comidas, cenas y bebidas típicas en esta temporada a fin de evitar el sobrepeso.

En entrevista con El Heraldo, la nutrióloga certificada comentó que en el caso de la cena que se tiene prevista hacer con motivo de la Noche Buena, es recomendable que la gente planee lo que va a ingerir durante el día, “tomando en cuenta que la cena es pesada en el caso del 24 de diciembre, se puede planear un desayuno y una comida ligera para guardar la mayor carga energética para la noche”.

Recomendó que en la ingesta de alimentos se considere que la mitad del plato a consumir contenga verduras, un 30 por ciento sea de carne, y el 20 por ciento restante sean carbohidratos tales como spaghetti, arroz, tortilla, pan, puré de papa, o incluso tamales para así lograr un adecuado equilibrio.

De Lira Ponce subrayó que es muy común que durante esta temporada que se prolonga hasta el 2 de febrero con la Festividad del Día de la Candelaria en que se acostumbra la ingesta de los tradicionales tamales, la gente llegue a subir de peso desde medio kilo hasta cuatro kilos en promedio, por lo que recomendó también moderar la ingesta de bebidas azucaradas, refrescos, atoles y ponches. “No está mal tomarlos, una taza no hay problema, pero dos litros pudiera ser ya un exceso”.

En cuanto al consumo de alcohol, dijo que se puede rendir la ingesta de una copa y después tomar un vaso con agua mineral para de esta manera pasar la noche, al resaltar que las bebidas embriagantes contienen calorías que se acumulan como grasa fácilmente en nuestro organismo.