LAS VEGAS, EU.- Desde hace 20 años, Las Vegas ha celebrado las Fiestas Patrias de México con múltiples shows y eventos, y si bien en la ciudad aún no figura un Ángel de la Independencia, el Mandalay Bay Resort Events Center sí resguarda a uno de los artistas más importantes del país: Alejandro Fernández.
«El Potrillo» fue el encargado de sacudir la noche del domingo el corazón de los 12 mil hombres y mujeres que acudieron al icónico inmueble para formar parte de la celebración.
Tras cuarenta minutos de retraso, el cantante de 48 años arrancó su concierto con canciones como «Estuve», «Si Tú Supieras» y «No Sé Olvidar», disminuyendo así la molestia de la gente.
«Les quiero dar las gracias por estar esta noche, tan importante para los mexicanos, acompañándome.
«Sé qué hay muchos otros conciertos y que hayan decidido compartir esta noche conmigo, significa mucho. ¡Los quiero mucho!», reconoció Fernández al inicio de la velada.
Tras regalar varios temas románticos y tras una breve pausa, el escenario se vistió con un grupo de mariachis al ritmo del «Huapango de Moncayo», que arrancó de lleno con la celebración patria.
Tras otro pequeño intermedio, el artista, vestido de charro, apareció en medio del público para dar el grito de «¡Viva México!» junto a sus fans, rodeado de confeti tricolor y portando la bandera del país.
El festejo continuó a ritmo de «Mátalas» «Loco», «Nube Viajera», «Sin Tantita Pena» y «Te Quiero», éxitos que impulsaron su carrera y fueron coreados por su público, que en su mayoría rebasaba los 40 años.
«En octubre sale mi nuevo sencillo. El disco es de música mexicana, con mariachi, y me da mucho orgullo regresar a mis raíces. Ya de ahí no me muevo», advirtió Fernández.
El show, que se extendió dos horas y media, culminó con un popurrí de temas de su padre, Vicente Fernández, como «Por tu Maldito Amor», «Mujeres Divinas», «Si Te Vas» y «Acá Entre Nos».
(Fernanda Palacios/Agencia Reforma)