Noé García Gómez

Con noticias como la renuncia de Carlos Urzúa a la Secretaría de Hacienda y el lenguaje corporal en la presentación de su sucesor Arturo Herrera, así como la detención del abogado Juan Collado litigante de políticos como Mario Ruiz Massieu, Mario Villanueva, Romero Deschamps, entre otros, se perdió una importante noticia de un suceso legislativo, político, democrático y legal, preocupante, la ilegal ampliación del periodo del Gobernador Electo en Baja California.

Con un madruguete legislativo, 21 legisladores locales de todos los partidos votaron la prolongación de dos a cinco años del mandato del gobernador electo de Baja California, emergido de las filas de MORENA pero que en el desaseado proceso legislativo, diputados fueron cómplices legisladores no solo de MORENA, sino también de Acción Nacional, Revolucionario Institucional, del Trabajo, Movimiento Ciudadano y de la Revolución Democrática, en síntesis ninguna fuerza política se salvó. Sin el más mínimo recato y respeto a los valores democráticos, quieren vulnerar una voluntad popular.

Con dicha acción, no sólo los 21 diputados, sino la legislatura de ese estado perdió legitimidad y quedarán marcadas en el presente y futuro.

El pueblo de aquel estado eligió autoridades para dos años y así votó, tal vez si el periodo se hubiera planteado de más tiempo, los votantes cruzarían la boleta distinto y por tanto el resultado sería diferente, esas son las reglas democráticas. Pero no sólo se viola la ley, sino que se trastoca el orden republicano y la estabilidad democrática, además de generar un peligroso precedente que puede ser utilizado en otras entidades u órdenes de gobierno que podría sembrar la semilla de una dictadura.

La gravedad del asunto es para que la agenda política nacional realizara una pausa y las más altas esferas nacionales se pronunciaran y restablecieran el orden. Con lo anterior me refiero desde los partidos de oposición y los hombres y mujeres con vocación democrática dentro de MORENA para que desde el Senado se generen las acciones para restablecer el orden republicano y democrático en aquella entidad; pero además, que los partidos políticos sancionen a los legisladores en cuestión y así se mande un mensaje a todas las regiones del país; pero finalmente lo más importante es que el presidente de la Republica, Andrés Manuel López Obrador, se pronuncie en contra y condene dicho acto.

Hoy sólo el Ingeniero Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano condenó y ha convocado a que no se deje pasar, a través de su cuenta de twitter @c_cardenas_s, en donde dijo: “El Congreso de Baja California ha decidido vulnerar el orden republicano y democrático. Ofende inteligencia, cae en ilegalidad y pierde total legitimidad al prolongar de 2 a 5 años el mandato del gobernador electo. Bajacalifornianos y todo aquel con capacidad para protestar legalmente debe hacerlo y demandar a las autoridades, y al Congreso federal, sanción para diputados locales que votaron por la prolongación de mandato, así como la desaparición del Congreso local de Baja California. Aceptar esta prolongación de mandato abre riesgos de mayores ilegalidades y atropellos al mandato democrático en toda la República”, ojalá y más voces con esa estatura política y moral lo replicaran.

Hay que estar atentos, yo por lo pronto contribuyo con estas líneas para buscar que esto se condene, revoque y sancione.