¿Comenzar el 2018 libre de embotellamientos y al mismo tiempo deshacerte de esos kilitos de más? Pues no es necesaria una receta mágica: simplemente, vete al trabajo en bicicleta en lugar de usar el automóvil.

“No te detienen las marchas, no te detiene el tráfico ni ningún accidente”, aseguró Laura Bustos, ciclista desde hace 7 años y quien se dedica a la difusión de la bicicleta como medio de transporte.

“Tú siempre puedes pasar, eres libre en toda la ciudad, además de que disfrutas mucho más del ambiente y de la gente”.

Puede sonar a uno de esos propósitos imposibles de cumplir, pero no temas, nuestra especialista te dice cómo evitar llegar transpirando al trabajo y cómo prepararte para cada recorrido.

1. Anticipa tu camino
Recorre el camino de tu casa al trabajo y viceversa en fin de semana. Esto te permitirá familiarizarte con los baches, cruceros complicados y las pendientes a las que te enfrentarás. Además, sabrás cuánto tiempo te tomará el recorrido. Eso sí, evita que tu ruta tenga tramos en avenidas de alta velocidad.

2. Conoce las reglas
Conoce el reglamento de tránsito. La bicicleta también es un vehículo que debe seguir el sentido de las calles, rebasar por la derecha a los autos detenidos y dar preferencia de paso a los peatones.

3. Prepárate para para todo
A diferencia de un automóvil, al utilizar una bicicleta tienes que mantenerte al pendiente del clima. En caso de frío, usa guantes y bufanda, y si hay probabilidad de lluvia, carga con impermeable y una muda de ropa. En los días calurosos, basta con doblar las mangas de la camisa y el dobladillo del pantalón para tener una mejor ventilación.

4. Seguridad ante todo
Si vas a pedalear de noche, asegúrate de tener luces delanteras y traseras para tu bici, pues éstas te permiten observar con detalle el camino, además de hacerte visible para los automovilistas.

5. No se trata de ir rápido
Pedalea con calma para no transpirar. Utiliza una de las velocidades medias para que hagas un esfuerzo similar a cuando caminas. En caso de tener que subir una pendiente, cambia a las velocidades con menos resistencia.

6. Elige a la adecuada
Para tu recorrido a la oficina, lo ideal es contar con una bici urbana, que te permita sentarte con la espalda recta y así observar en todas direcciones mientras maniobras por las calles. También vale la pena que cuente con salpicaderas y guardacadenas.

7. Éntrale a pedalear
Ni siquiera es necesario comprarte una bicicleta nueva, en lugares como Ciudad de México y Guadalajara existen sistemas de bicicletas públicas que te permiten probar con este medio de transporte.

Moda en dos ruedas
Para viajar cómodo en una bici no tienes porque lucir como si fueras a recorrer el Tour de France. Estas prendas te mantiene fresco y con la holgura suficiente para pedalear a gusto.

Para hacerte visible
El pantalón Vaude Tirano Pants cuenta con una doble capa, por lo que es ideal para días lluviosos y con mucho viento. Además, cuenta con tela reflejante al levantar el dobladillo del pantalón.
$1,969 en línea

Rudo y ciclista
Luce como una chamarra de mezclilla común y corriente, pero la Levis Cm Trucker Jacket cuenta con superficies reflejantes que hacen visible al ciclista además de una gorra plegable.
$2,890 en línea

A prueba de lluvia
Aunque con corte slim fit, los pantalones Endura Urban Pants están fabricados en una tela elástica y resistente al agua. Además, cuentan con un espacio para almacenar el candado en U de tu bici.
$1,168 en línea

Con camisa y bien peinado
La camisa Pro Work Shirt Commuter de Levis está fabricada con tela elástica, además de que su corte resulta ligeramente más largo en la parte de atrás para ser cómoda durante la rodada.
$1,489 en línea

Con la cabeza fresca
Con un diseño de acordeón, el casco plegable de Brooks puede llevarse en el cinturón o la mochila sin ocupar mucho espacio. Además, su estructura permite la ventilación durante el recorrido.
$3,772 en línea