Por: Octavio Díaz García de León.

El candidato a la presidencia, Ricardo Anaya, ha insistido en sus propuestas el usar tecnología avanzada para mejorar la gestión del Gobierno. Si la cuarta revolución industrial está en puerta, es necesario que el Gobierno también sea parte de esa revolución para impulsar al país.

Una de las propuestas anticorrupción que hizo el candidato Anaya, fue el crear una plataforma virtual portátil en donde se le pueda dar seguimiento al uso de los recursos públicos en tiempo real, de tal forma que podamos saber con precisión del destino de todos los recursos y evitando con ello el desvío de los mismos.

Su propuesta es utilizar la tecnología blockchain que ha revolucionado el mundo de la Internet, y que se usa con mucho éxito en las transacciones de la moneda virtual Bitcoin. Con ella, es posible establecer transacciones confiables entre particulares y de estos, con el Gobierno. Las aplicaciones de la tecnología blockchain para mejorar el Gobierno son muy abundantes y ya existen experiencias exitosas en diversas partes del mundo.

La blockchain es una secuencia de bloques de información encadenados, donde se registran transacciones. Esta información está fuertemente encriptada para no poder ser alterada y reside en una red de computadoras que se pueden ubicar en cualquier parte del mundo. Dicha información es totalmente transparente y accesible para cualquier persona.

No existe una base de datos central, ya que todas las computadoras de la red tienen una copia de la información. Así, el sistema cuida la integridad de la información produciendo transacciones muy seguras. Es imposible atacar al blockchain por estar tan descentralizado y no se pueden alterar los registros que allí se guardan, gracias a su encripción y por residir en una red de computadoras y no en una sola base de datos.

En el interesante libro “La Revolución del Blockchain”, los autores Don y Alex Tapscott muestran una gran cantidad de aplicaciones en las que se puede utilizar esta tecnología. (https://www.casadellibro.com/ebook-blockchain-revolution-ebook/9780241237878/2994870).

Algunas de las aplicaciones para un mejor Gobierno basado en blockchain podrían ser:

  1. Entrega de apoyos de programas sociales. Usando esta tecnología no se requiere el uso de intermediarios. Los recursos llegan directamente al beneficiario. Se evita corrupción y se puede saber exactamente el destino y uso de los recursos.
  2. Transparencia presupuestal radical. Se podría darle seguimiento a todo el gasto del Gobierno y seguir cada peso desde su origen en impuestos o deuda, hasta su aplicación en cualquier gasto realizado por el Gobierno.
  3. Registro público de la propiedad. En lugar de tener registros catastrales susceptibles a ser alterados para beneficio de funcionarios corruptos o de personas que trafican ilegalmente con propiedades, se podría asegurar la propiedad de cualquier inmueble, terreno o recurso natural, registrando a sus legítimos dueños en la blockchain de manera georreferenciada. Este es un paso clave para que, como lo propone el economista peruano Hernando de Soto, los más pobres tengan acceso al más importante de sus activos y puedan disponer de él para créditos u otros propósitos. O simplemente para que no se los roben.
  4. Identificación ciudadana. Se podría tener una tarjeta de identificación electrónica que permita asegurar la identidad de cualquier persona y a la vez un medio para firmar electrónicamente documentos. Todo ello validado con la información de las personas contenida en la
  5. Servicios de gobierno integrados. En lugar de que el Gobierno tenga innumerables bases de datos con información de todos los habitantes del país, mediante la blockchain se podría tener la información concentrada de cada persona en un bloque de la blockchain, imposible de borrar o alterar, transparente para el dueño de la información, pero inaccesible para los demás (a menos que el dueño de la información lo autorice), en donde residiría toda la información personal de todos y la cual sería usada para cualquier tipo de trámites. Así, se tendría acceso electrónico a pasaporte, actas de nacimiento, matrimonio, defunción, seguro social, seguro popular, escrituras de propiedades, registros escolares, certificados de estudios, expediente médico, etc… Todo en un solo registro sin que se encuentre dispersa en muchas bases de datos.

 

Un caso de éxito es Estonia, un país Báltico con un poco más de 1.3 millones de habitantes y en el cual su Gobierno presta el 99% de sus servicios por medios electrónicos los 365 días del año las 24 horas y utilizando extensamente la tecnología blockchain. (https://e-estonia.com/solutions/). Incluso, cualquier persona del mundo se puede convertir en residente digital de ese país con el propósito de establecer empresas y hacer negocios desde ese país, sin necesidad de tener presencia física allí. (https://e-resident.gov.ee/become-an-e-resident/)

El futuro ya está aquí y Estonia es un ejemplo de lo que puede hacer la tecnología en beneficio de sus ciudadanos. Como ellos dicen: “El sueño de los estonios es tener el menos Estado posible pero tanto como sea necesario. Gracias a las soluciones electrónicas las comunicaciones con el Estado son rápidas y cómodas para todos y por ello nuestro país es más eficaz”. Ojalá ese fuera el sueño de México y que con el próximo presidente se pueda ver realizado.

_________________________________________________________________

Https: //octaviodiazgl.blogspot.com                                     Twitter: @octaviodiazg

¡Participa con tu opinión!