Antonio Baranda 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El sindicato petrolero que encabeza Carlos Romero Deschamps se alineó a la política de combate al robo de combustible del Gobierno federal.

En un desplegado dirigido al Presidente Andrés Manuel López Obrador, el Sindicato de Trabajadores Petroleros de la República Mexicana (STPRM) se solidarizó con las medidas que calificó de correctas.

“El sindicato se solidariza en su valiente lucha contra la corrupción en Pemex y se suma a los esfuerzos de su gobierno para terminar con la CORRUPCIÓN e impulsar un nuevo mocelo de eficiencia, transparencia y honestidad en la producción, suministro y distribución de combustibles”.

El STPRM también respaldó el impulso a una nueva relación sindicado-empresa y reiteró lo dicho hasta el momento por el Gobierno federal, de que hay gasolina y diesel en el País y que sólo se está “limpiando” el modelo de suministro.

“Esto afecta temporalmente al consumidor es un costo pequeño para trasnformar a Pemex”, aseguró el sindicato.

“El Gobierno está haciendo lo correcto”.

El sindicato controla, entre otras cosas, la flota de los carros tanques para el reparto de combustible en el País.

El secretario general Romero Deschamps está acusado de enriquecimiento ilícito, lavado de dinero y corrupción por diversas corrientes disidentes del sindicato.

Además, agremiados acusaron fraude en la última elección para renovar a la dirigencia del STPRM.

En su conferencia de prensa matutina, al Presidente López Obrador se le preguntó su opinión sobre este desplegado.

“Lo veo bien y aprovecho para llamar a todos los trabajadores petroleros, sindicalizados o transitorios para que nos ayuden como lo han hecho siempre, que nos apoyen”, dijo.

“El transporte de combustible en un porcentaje considerable lo hacen trabajadores sindicalizados, que nos ayuden, que nos apliquemos todos a apoyar en esta circunstancia”.

También se le cuestionó si sabía sobre el paradero del dirigente sindical.

El Mandatario dijo que se tenía comunicación con Romero Deschamps, no de su parte sino de la Secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero.

Con información de Benito Jiménez