El mensaje del consejero del Instituto Nacional Electoral (INE), Ciro Murayama, pronunciado en Aguascalientes el pasado martes 8 de octubre, adquiere una enorme relevancia ante el virtual derrocamiento del presidente socialista de Bolivia, Evo Morales, y de los hechos que tienen lugar en Chile y Colombia.

Dijo que se transita por momentos no sólo nacionales sino internacionales, donde incluso democracias avanzadas como la de Estados Unidos, están sufriendo algunos retrocesos en términos de derechos, igual que la de Brasil, entre otros países.

Durante la presentación de su libro “La Democracia a Puebla”, Murayama señaló que ninguna reforma en materia electoral puede ser pensada en términos de devolverle al Gobierno el control de las elecciones, sería una regresión y un tropiezo grande para México, por lo que es importante que el padrón electoral siga bajo control del INE y que la autoridad electoral tenga total autonomía de gobiernos y de partidos políticos para que continúe siendo la responsable de organizar los comicios.

A la distancia, el problema que actualmente enfrenta Bolivia es que el Tribunal Supremo Electoral (TSE) ha estado bajo el patrocinio del Gobierno, por lo que después de las elecciones del mes pasado que diversos sectores denunciaron como fraudulentas y que le dieron a Morales un nuevo mandato, que venía a sumarse a los 14 años que llevaba en el poder, hubo una serie de disturbios que han dejado varios muertos y numerosos heridos y detenidos, por lo que la única alternativa fue dimitir.

El hecho de que no hubiera credibilidad en el TSE demuestra una vez más que los organismos electorales deben ser independientes de todo, para que pueda determinar el resultado del proceso electivo sin importar quién sea el ganador.

Por lo anterior los mexicanos deben mirarse en el espejo boliviano para no caer en el error de sujetar al INE, que pese a todo lo que se diga en los corrillos políticos goza de confianza ciudadana. Afirmó que en México se corre el peligro de que tras dejar atrás un sistema político monopolizado por el Gobierno, en donde todo se organizaba alrededor de una sola fuerza política, encabezada por el presidente de la República, “se tenga la tentación e intención de volver a ello”.

Es una etapa que cumplió su ciclo, al dejar atrás el presidencialismo y avanzar en la división de poderes y del federalismo, “pero hay quienes no valoran estos pasos, incluso los que son directamente beneficiarios del cambio, y hay quienes quieren ver una vez más una sociedad alienada alrededor de la figura presidencial”.

Hizo hincapié en que hacerlo sería un atraso, máxime que hoy la de México es una sociedad diversa, compleja en regiones, cultura y política, “y para ello necesitamos un marco político donde quepa la pluralidad y esa debe ser la democracia”.

Resaltó que es fundamental para el país la participación de partidos políticos, el contrapeso en los congresos, el mapa plural que se aspira del Gobierno y la representación popular, tal como lo deciden los ciudadanos cada vez que votan, “son activos que deben preservarse y para eso es clave mantener la autonomía de las autoridades electorales”, por consiguiente, puntualizó, “no nos vamos a dejar, haremos todo lo posible para que no se den estos retrocesos políticos”.

El propósito que planteó Ciro Murayama es factible siempre y cuando escuchen y reflexionen quienes toman las decisiones, sin embargo si actúan con un poco de lógica se debe evitar caer en el error de Evo Morales, quien no pudo convencer a los bolivianos que su triunfo había sido legal, o del derechista Sebastián Piñera, presidente de Chile, que lejos de atender los reclamos de su pueblo ha desatado una ola de represión que cada vez está más cerca de seguir los pasos de Morales.

DELITO CON GASOLINAS

Aunque en el segundo mes del año el presidente de la República determinó que se había acabado la venta ilegal de combustibles, la realidad es muy distinta, como lo señala el ex líder nacional de los transportistas de carga, Roberto Díaz Ruiz, al establecer que al “huachicol” sigue vendiéndose en el país y sobre las carreteras de mayor afluencia.

Lo más “extraño” es que la autoridad no se da cuenta que los caminos están plagados de punto de venta, en donde sin temor alguno se ofrece diesel o gasolina a precios muy por debajo de los lo que rigen en los expendios oficiales.

Después de dos meses en que provocó el racionamiento de los carburantes y los naturales problemas a los guiadores de unidades motorizadas, el 21 de febrero de 2019 el mandatario Andrés Manuel López Obrador informó que se estabilizó el abasto “a pesar de la resistencia y sabotajes”, con lo que disminuyó el promedio diario de robo a hidrocarburos de diciembre a enero, al pasar de 56 mil barriles diarios a 8 mil. “Si seguimos como vamos al final del año podremos ahorrar cerca de 50 mil millones de pesos”, dijo entonces en una conferencia de prensa.

Contrario a esa enunciación, Díaz Ruiz, actual presidente estatal de la Cámara Nacional de Autotransporte de Carga (Canacar), expresó que “quizá sean un poco menos los paraderos a pie de carretera que ofrecen el combustible, pero actúan a la vista de todos los que pasan, ofreciendo el diesel a doce y quince pesos el litro, sin que la autoridad actúe en consecuencia”.

Están definidos los tramos donde es más visible este comercio, principalmente en carreteras del Bajío, como el que corre de Celaya a Querétaro, donde antes de la crisis de los combustibles operaban a simple vista más de 50 puestos, hoy ofrecen el producto cerca de 40, por lo que es mínima la diferencia, señal de que el robo de combustible conocido como “huachicoleo” se mantiene en niveles altos.

Asimismo, en la carretera que va de Saltillo a Monterrey el reporte que hay es que en 70 kilómetros de camino siguen funcionando más de 100 sitios, fácilmente localizables por las manchas de combustible que hay en cada punto.

El directivo consideró que es un tema sumamente complejo, porque es sabido que muchas de las personas que colaboran en la comisión de ese delito tienen en riesgo la vida, es decir, “no les preguntan si quieren vender o no, simplemente les ordenan y cumplen”.

Lo único que cabe para combatir este fenómeno es que la población acuda ante las autoridades y aporte de manera anónima datos y señales, con lo que se puedan sumar elementos para que se adopten las medidas necesarias, “que en realidad combatan esta actividad que sigue siendo competencia desleal para el sector transportista”.

En este sentido, Díaz Ruiz reiteró que mientras las empresas transportistas formales erogan entre diesel y carreteras el 60% de todos los ingresos que tienen, los informales se surten de combustible robado, “en lo que nadie se da cuenta de ello”, por lo que obtienen una rentabilidad mayor.

Lo que sí ha ayudado a los que trabajan dentro de la ley “es que el precio del combustible no se ha elevado este año más que tres centavos por litro, de otra manera la crisis ya estaría presente en este sector del país”.

Queda demostrado que los “huachicoleros” le han tomado la medida al Gobierno, que pueda decir lo que quiera pero la realidad está en las carreteras, que echa abajo la información oficial y las estadísticas.

REOS QUE ESTUDIAN

En el segundo apartado de la colaboración de ayer ¿Atoran la educación en línea?, se comentó que en el paquete federal 2020 se pretenden eliminar los recursos para Prepa en Línea, lo que sería desastroso para quienes tiene esta única posibilidad para concluir los estudios de ese ciclo. Un familiar de un interno se comunicó para presentar su apoyo a la Unión Nacional de Padres de Familia (UNPF), que encabeza una campaña ante el Congreso de la Unión para que se mantenga esta bolsa. Dijo que su allegado se encuentra internado en el Centro de Readaptación Social (Cereso) de El Llano, en donde además de cumplir su pena aprovecha el tiempo para estudiar en la modalidad a distancia que tiene en marcha el Instituto Tecnológico de Aguascalientes. Lo hace en la carrera de Ingeniería en Gestión Empresarial, por lo que, igual que sus compañeros que también participan, al recobrar la libertad hay una nueva oportunidad de vida y con un enfoque mayor, lo que demuestra la importancia de conservar la educación en línea.