Saúl Alejandro Flores

Estimados lectores continuamos con la temática de la gobernanza regulatoria, antesde continuar considero oportuno abordar el tipo de organismos operadores existente, sin más procedo a describirlos: 1. Centralizado a) Se considera como una parte de la Administración Municipal Centralizada, como un área dentro de los servicios públicos; b) No hay diferencia entre el supervisor y operador por lo que no existe una reglamentación municipal específica, en muchos casos los reglamentos de gobierno y policía contemplan un capítulo de faltas por desperdicio de agua, pero sin entrar a más a detalle; c) Los municipios consideran el cobro de agua dentro de los rubros de impuestos generales, por lo que los ingresos generados por este concepto forman parte de la Hacienda municipal, lo que implica que la prestación de agua potable y saneamiento no tenga garantizado los recursos necesarios para la sostenibilidad en el tiempo y d) Normalmente no tienen medición, por lo que se cobra una cuota anual fija por el servicio, lo que implica que no se pueda establecer los consumos por usuario, determinar si existen abusos en el uso de agua o fugas, lo que afecta la disponibilidad del recurso, así como el acceso mismo en el futuro.

  1. Descentralizado a) Se constituye como un organismo público descentralizado de la administración pública municipal, con personalidad jurídica y patrimonio propio; b) Por lo general cuentan con una Junta de gobierno o Consejo directivo; c) Los ingresos se diferencian de los municipales, pero las tarifas deben ser aprobadas por el Ayuntamiento, lo cual se traduce, en la mayoría de las ocasiones, en injerencia por parte de la autoridad al no aprobar tarifas suficientes para cumplir los objetivos del operador por interés político, así como el considerar descuentos sobre la misma, y d) Al participar dentro del calendario político, los nombramientos y duración en los puestos de sus funcionarios depende de la voluntad política de la administración entrante, lo que hace que la experiencia generada y buenas prácticas se pierdan al salir el funcionario, obligando a que el sustituto entre a un proceso de aprendizaje que afecta la operación del operador. En consecuencia existe una falta de capacidad técnica constante para que la prestación de los servicios se dé en forma adecuada, y e) Se pueden crear operadores intermunicipales para aprovechar las economías de escala.
  2. Concesionado a) Se otorga un título de concesión a un particular, asociación público privada o a un grupo social debidamente organizado, siendo que es un acto de autoridad voluntario, emitido por el municipio; b) El título de concesión es el documento base para definir los alcances de la prestación del servicio por parte del concesionario, ya que debe incluirse en todas las acciones que el municipio considere como mínimas para cumplir con el artículo 115 Constitucional; c) Los ingresos se utilizan para dar operatividad a los servicios, en las condiciones especificadas y conforme a lo establecido en el título de Concesión. Las condiciones financieras requieren un seguimiento cuidadoso de acuerdo a lo establecido en las corridas financieras para la eficiencia de los servicios y una ganancia lícita para el concesionario, y d) El municipio jurídicamente no deja de ser el responsable final de la prestación del servicio de agua potable y saneamiento por lo que se convierte en vigilante de que el Título de Concesión sea cumplido a cabalidad por el concesionario.

¿A qué se refiere la vulnerabilidad en los organismos operadores? La vulnerabilidad puede definirse como la capacidad disminuida de los operadores para anticiparse, hacer frente y resistir a los efectos de un peligro y para recuperarse del mismo. Es también la falta de solidez ante injerencias externas que ponen en riesgo su capacidad y hasta su existencia como ente independiente. Es un concepto relativo y dinámico.

En este caso, estaríamos hablando de la vulnerabilidad causada por la incertidumbre en la permanencia y sostenibilidad de un operador de servicios, de su capacidad operativa por falta de recursos, con tarifas fuera de su control o reglas claras para actualizarlas, así como de la rotación de personal técnico y administrativo con un plan de carrera.

¿Cómo planear a largo plazo, sin la certeza de que existirá la permanencia institucional para cumplirlo? Precisamente a partir de una adecuada política regulatoria que contemple: a) Establecer un marco regulatorio especial para la prestación de los servicios en las áreas municipales, destacando el área metropolitana de Aguascalientes, enfocado en aspectos de metodologías o fórmulas tarifarias simplificadas y reglamentaciones secundarias que definan claramente las relaciones entre los prestadores y los usuarios, principalmente; b) Definir metodologías tarifarias sencillas de fácil aplicación y que garanticen la suficiencia financiera (y la eficiencia económica) de la prestación del servicio (por ejemplo, tarifas piso y techo en función de las tecnologías empleadas); c) Establecer mecanismos que permitan otorgar subsidios a los usuarios con menor capacidad de pago; d) Establecer un sistema de información amigable y sencillo que permita mantener actualizados los datos más relevantes sobre la prestación del servicio en la zona municipal y metropolitana, para efectos de formular o ajustar permanentemente las políticas públicas; e) Desarrollar una reglamentación clara para las relaciones entre los prestadores y los usuarios (derechos, deberes y atención de peticiones, quejas, recursos, entre otros). De ahí la importancia por contrarrestar la vulnerabilidad a partir de una regulación municipal de los servicios, por lo que constituye una herramienta para garantizar servicios sostenibles y de calidad para toda la población.

La próxima semana continuaremos con los detalles complementarios a los retos de los organismos operadores que son fundamentales para la prestación de los servicios públicos de agua potable, alcantarillado y saneamiento.

Comentarios: saalflo@yahoo.com