Ricardo Vargas

Como parte de uno de los programas que más fueron anunciados y presumidos en la campaña de nuestro ahora presidente Andrés Manuel López Obrador, en diciembre pasado dio inicio el programa de pavimentación de caminos a las cabeceras municipales en el estado de Oaxaca, con lo que se busca impulsar la actividad económica y turística en la región, mediante un mejor sistema de comunicaciones y transportes. Sin duda alguna esta es una medida positiva, y algo que apunta a resolver un problema de falta de infraestructura básica que increíblemente seguimos teniendo presente en nuestro país, y que ilustra de gran forma el inmenso problema de desigualdad económica que hay en México. En fin, este programa federal entrega los recursos directamente a los ayuntamientos de los 570 municipios oaxaqueños, de los cuales 417 están regidos bajo “Usos y Costumbres”. Este tema resurgió la semana pasada, pues el sábado nuestro presidente publicó mediante su cuenta de Twitter (@lopezobrador_) un video en el municipio de San Juan Evangelista de Analco, en donde presume el avance de los trabajos de pavimentación del camino que lleva a la cabecera de dicho municipio (https://twitter.com/lopezobrador_/status/1145139939128029184). En el video el presidente aparece con el alcalde, Antonio Pérez, con el secretario de Comunicaciones y Transportes, Javier Jiménez, y con el gobernador de Oaxaca, Alejandro Murat.

Resalto dos puntos importantes del video, y del programa en general. En primer lugar, considero que se han identificado de manera correcta dos problemas importantes que existen en la región de la sierra norte de Oaxaca; la falta de infraestructura y la migración por falta de oportunidades laborales. Y es que muchos hombres jóvenes y adultos abandonan estos municipios para irse a trabajar a ciudades con mayor actividad económica, lo que eventualmente acentúa la falta de oferta de mano de obra local, dificultando aún más que pueda activarse la economía. Por otro lado, en un segundo punto me gustaría resaltar que las medidas a tomar en este programa parecen no estar alineadas con la supuesta intención del programa, pues no se habla mucho sobre la calidad de la infraestructura a desarrollar, ni sobre impulsar la competitividad de la región. Los empleos que se proponen no apuntan a esto.

En el mismo video, nuestro presidente presume que estos trabajos de pavimentación no hay empresa contratista, ni hay maquinaria sofisticada y que únicamente se utiliza la mano de obra y las revolvedoras de cemento, seguido de ello el alcalde Pérez Manzano menciona que con un total de 90 trabajadores se han completado únicamente 3.4 kilómetros de camino desde diciembre del año pasado hasta el día de hoy. La intención principal de este programa está claramente definida; generar más trabajos por el mayor tiempo posible.

En relación a esto, y platicando del tema con amigos, salió a la mesa una anécdota sobre un tema similar, y que aunque no estoy completamente seguro de su veracidad, me parece atinada. El relato habla sobre una visita de Milton Friedman (premio Nobel de economía en 1976) a un país asiático, donde se encontró con las obras de pavimentación de un caminoen el que los trabajadores utilizaban únicamente picos y palas. Entonces Friedman preguntó al encargado de la obra por qué no utilizaban maquinaria para volver más eficiente el proceso. El encargado contestó que la intención principal no era tanto el construir una carretera de buena calidad, sino generar trabajos. Finalmente, Friedman le aconsejó que de ser esa la intención, les quitara a los trabajadores las palas, y únicamente les diera cucharas para trabajar.

En este sentido es en el que va mi principal comentario; ¿debemos crear empleos o debemos crear empleos que generen valor? Vuelvo al principio del texto. El diagnóstico sobre los municipios en Oaxaca es el correcto, pero la solución se ha desviado del problema principal. Parece que se la idea de desarrollar infraestructura pública de calidad pasó a un segundo plano, y que ahora lo principal es crear empleos de muy baja especificación, pero por un largo período de tiempo. Por el contrario, si la solución apuntara a desarrollar una infraestructura pública de calidad, que agilizara el comercio y el flujo de personas, debería de buscarse la creación de empleos de calidad. Podría entonces capacitarse a la mano de obra local en la región, para que pudiera manejar maquinaria sofisticada y ser competitiva, ser eficiente. Veríamos entonces una generación de valor mayor, con obras públicas de mayor calidad y con empleos que siendo más sofisticados, traerían un mayor beneficio a los trabajadores y a la comunidad.

Escríbame: rvargas@publimagen.mx

@1ricardovargas