El Heraldo de Aguascalientes

Generamos toneladas de medicamentos caducos

Sobresalimos a nivel nacional por generar medicamentos caducos, pese al riesgo que representan; ocupamos el décimo lugar, el primer lugar se lo lleva la Ciudad de México, le siguen el Estado de México y luego Jalisco.

Aquí, se recolectan mensualmente alrededor de dos mil kilos y se estima que poco más de la mitad de la población atesora en su alacena, botiquín o en cajones de la oficina, pastillas, gotas, jarabes e inyecciones que ya no sirven.

Periódicamente se deben identificar aquellos medicamentos que tengan vencida su caducidad, o que ya no se usen por haber terminado algún tratamiento; éstos jamás deben ser tirados al bote de la basura, ni derramados en la tarja de la cocina o en el baño, porque con ello contribuimos a la contaminación de mantos freáticos.

Hay que llevarlos a las farmacias o tiendas de autoservicio, que tienen contenedores Singrem (Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos). Sólo se pueden depositar en esos recipientes, medicamentos caducados, sobrantes de tratamientos y envases vacíos o con restos; en cambio, no se deben echar agujas, gasas, pilas, productos químicos, termómetros, jeringas, equipo para venoclisis, ni pañales.

El servicio es gratuito para la población, así que en vez de arrojar cajas y frascos de medicamentos a la basura, hay que llevarlos a los contenedores de referencia, donde personal especializado le dará el tratamiento respectivo.

Singrem es una Asociación Civil creada por la industria farmacéutica y apoyada por las autoridades de Salud y Medio Ambiente, para el manejo y disposición final de los medicamentos caducos y sus sobrantes, en los hogares de las familias. Se fundó en el 2007 e hizo la primera prueba piloto en Puebla en el 2008, junto con la elaboración y registro del Plan de Manejo.

En el 2010 se iniciaron operaciones en Guanajuato, Querétaro, Hidalgo y Puebla, y en el 2011 en los estados de Morelos, Aguascalientes, Tlaxcala y la primera etapa en Jalisco, Estado de México y Ciudad de México.

El Programa es financiado por la industria farmacéutica y de acuerdo a la Ley General para la Prevención y Gestión de Residuos, los medicamentos caducos están considerados como residuos tóxicos, por lo que es indispensable darles tratamiento especial.