Héctor Gutiérrez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Además de los mítines, el acarreo y los discursos, la contienda presidencial ahora también se disputa también en internet y redes sociales.
En el trayecto para obtener la candidatura, los principales aspirantes, tanto partidistas como independientes, reportaron gastar en conjunto, en las precampañas y el proceso de recolección de firmas, 16.4 millones de pesos para promocionarse en plataformas digitales.
Grupo REFORMA publicó que, de acuerdo a especialistas, en su intento de ganar los partidos políticos y candidatos manipulan las redes sociales con mensajes que no se apegan a las restricciones que tienen los medios tradicionales.
De acuerdo a cifras del Instituto Nacional Electoral (INE), con un gasto de 7.83 millones de pesos, José Antonio Meade, de la coalición Todos Por México, integrada por el PRI, Verde y Panal, fue el precandidato que reportó los mayores gastos.
Le siguen la ex panista Margarita Zavala; Ricardo Anaya, de Por México al Frente; Jaime Rodríguez “El Bronco” y el ex perredista Armando Ríos Piter.
Pese a que tiene una actividad constante en redes, el abanderado de Juntos Haremos Historia, Andrés Manuel López Obrador, no reportó ningún peso de gasto en plataformas electrónicas durante las precampañas.
En 2016, el Consejo General del INE sancionó por primera vez a los partidos por ocultar gastos en Facebook, luego de que acreditó que ejercieron ese año 24 millones de pesos sin que informaran de ello a la autoridad electoral.
Si bien el Instituto precisó que no tiene facultades para regular el uso de redes sociales, estableció que sí puede fiscalizar todos los recursos que usen los partidos y sus abanderados, así como los aspirantes independientes, para contratar publicidad en dichos espacios.
“Bienvenida sea la comunicación electrónica, las campañas digitales y el gasto en esos novedosos medios, pero que sea sin opacidad y sin ocultar gasto”, mencionó el consejero Ciro Murayama esa ocasión.
Esta será la primera elección presidencial de la historia en donde los gastos realizados redes serán fiscalizados por el INE.