La mayoría de los duraznos aguascalentenses terminan en las mesas de las familias mexicanas, afirmó Pablo Arturo Alemán Hernández, gerente del Comité Sistema Producto Durazno, pues se estima que el 85% de la producción se canaliza a centrales de abastos y tiendas de autoservicio para su comercialización en fresco, mientras que únicamente un 15% se destina a la industria para procesarlo como jugo o yogurt.
Lo anterior, tras anunciar que comenzó la cosecha de duraznos en la entidad, para lo cual, productores y jornaleros estarán llevando a cabo labores de recolección de este fruto en diversas parcelas que en su conjunto suman un área aproximada de 250 hectáreas.
Pablo Alemán señaló que estas labores de recolección se desarrollarán entre los meses de junio y septiembre, un periodo que comprende aproximadamente 100 días, el cual se ha ido alargando, porque anteriormente la cosecha se realizaba durante un mes, pero la nueva calendarización les permite colocar mejor este fruto en el mercado.
Destacó que aproximadamente 30 productores se dedican a la producción de durazno de hueso pegado y pulpa firme en la entidad, los cuales han hecho una fuerte inversión en materia de tecnología, pues la totalidad de las 250 hectáreas cuentan con tecnología de riego por goteo, con lo cual se optimiza el recurso hídrico.
Por último, el gerente del Comité Sistema Producto Durazno señaló que la totalidad del producto se coloca en el mercado nacional, toda vez que México es deficitario en la producción de este fruto; agregó que el durazno de Aguascalientes es demandado en prácticamente todos los estados del país, toda vez que es una fruta de muy buena calidad, con características de sabor y consistencia que le dan una mayor vida de anaquel.