Jessika Becerra y Laura Carrillo
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 12-Sep.- Para los usuarios de crédito ha resultado más fácil contratar un préstamo ligado a su nómina y, para los bancos, cobrarlo.
Por ello, los ingresos por intereses de los bancos dependen más de los créditos de nómina que de las tradicionales tarjetas.
En 2012, los bancos obtuvieron 33 mil 500 millones de pesos de intereses que cobraban por tarjetas, contra 21 mil millones que pagaron los que pidieron un crédito de nómina, según la Comisión Nacional Bancaria y de Valores.
Para 2016, los intereses de tarjeta sumaron 50 mil 87 millones de pesos, y los de créditos personales, 50 mil 157 millones.