Staff
Agencia Reforma

El primer triunfo de México en la Serie del Caribe llegó… muy tarde.
En el juego nocturno que marcó la despedida del cuadro azteca del certamen, los locales barrieron 8-1 a República Dominicana.
Los aficionados en el Estadio de los Charros no perdonaron la falta de efectividad del equipo mexicano y, durante su presentación, fueron abucheados uno a uno, en especial al manager Benjamín Gil, quien en entrevista con Grupo REFORMA se defendió de las críticas y afirmó que él no formó al equipo.
“Me culparon por cómo formé el equipo, yo no lo formé ¿a poco creen que me gustó sacar a 14 de mis jugadores que me dieron el campeonato?”, dijo.
Cuando los Tomateros de Culiacán salieron campeones de la Liga del Pacífico, contaban con 32 jugadores.
Para jugar la Serie del Caribe 2018, el cuadro sonorense tuvo que dejar fuera a prácticamente a la mitad del plantel y completar un roster de 28 elementos.
Pese a ello, Sergio Mitre tuvo desde la lomita una destacada actuación ante los dominicanos como lanzador abridor por México y controló el bateo de la oncena rival durante seis entradas y dejó el juego ganado 8-1. Su lugar fue tomado por el lanzador derecho Jesús Castillo.
Antes, en el juego que antecedió al de México, Cuba se encargó de dar cuenta del campeón Puerto Rico por 6-3.
Raúl González pegó un doblete en la séptima entrada para impulsar la carrera de la victoria y Leandro Martínez conservó la delantera con un gran relevo para que los cubanos se quedaran con el primer lugar del certamen con foja de 3-1.
El batazo de González remolcó a Frank Morejón a con la carrera de la diferencia, mientras que Martínez (1-0) no aceptó hits ni carreras en cuatro entradas para agenciarse el triunfo.

¡Participa con tu opinión!