Al señalar que la apertura de dos nuevas universidades públicas en los municipios de Calvillo y Asientos deberán ser soportados por estudios de factibilidad y viabilidad, el director del IEA, Raúl Silva Perezchica, calificó como positivas las declaraciones del presidente electo para esta entidad, a fin de lograr una cobertura total en educación inicial, una consolidación en el nivel medio y la obligatoriedad en la superior.

Aseveró que los apoyos en becas que se canalicen a Aguascalientes hacia los sectores vulnerables son fundamentales para que accedan a la educación en distintos niveles. También se pretende que esta entidad sea de las primeras que se suman a la política educativa del próximo Gobierno Federal, además de que existen condiciones para concretarlo.

“Se plantea ahora la creación de dos nuevas universidades en Asientos y Calvillo, y el IEA se encuentra atento de cómo serán y sus planteamientos precisos, porque anteriormente se había dicho que serían en Jesús María y Asientos y eso ha cambiado inesperadamente”, apuntó.

Ambos proyectos deberán sustentarse en estudios de factibilidad y viabilidad, pues se necesita conocer cuántas personas en Calvillo y en Asientos se están quedando sin educación superior, y a partir de eso se deberán plantear las instituciones que ahí podrían crearse y operar más adelante.

Silva Perezchica indicó que en el caso de Calvillo se podría pensar en el fortalecimiento de la Universidad Tecnológica que ahí opera para absorber la matrícula que ahí podría llegar, incluso esa institución educativa recibe estudiantes de tres municipios conurbados aledaños del estado de Zacatecas y que son Huanusco, Tabasco y Jalpa.

El titular del IEA sostuvo que si la idea es generalizar la educación superior, se debe soportar en estudios de factibilidad y viabilidad, y de esta manera no sea ni la Federación o el Estado quien determine los lugares, sino que vaya en función de la pertinencia de atención de necesidades de la población que habita en los diferentes lugares.

Finalmente, comentó que todavía se deben definir las modalidades de esas dos nuevas universidades, si serían escuelas universitarias o universidades tecnológicas, ya que no tendrían la misma oferta educativa de carreras o servicios, por lo que se esperara por la decisión federal. La primera requiere cinco hectáreas, las segunda un total de 20 hectáreas en terrenos.