Si este 1 de julio serás funcionario de casilla, además de cuidar los votos de los ciudadanos, debes cuidar tu alimentación.

Debido a que la jornada electoral durará alrededor de 12 horas para quienes trabajen en las casillas, es necesario que vaya preparado con alimentos para resistir.

María Elena Téllez, especialista de la Escuela de Dietética y Nutrición del ISSSTE, indica que es necesario desayunar antes de partir a cumplir con tu obligación cívica.

Recomienda consumir fruta con avena o un jugo y un sándwich por la mañana.

“De preferencia, que sea con algún tipo de verdura, como lechuga, jitomate, queso fresco o frijoles”, apunta.

Para las colaciones sugiere llevar en recipientes o bolsas resellables fruta picada o en pieza, como manzana, pera y plátano; o verduras picadas con limón y sal, por ejemplo, jícama, pepino, zanahoria. También pueden ser galletas horneadas o saladas.

El plato fuerte para la hora de la comida, debe ser algo que pueda permanecer durante el día sin descomponerse, que sea sencillo de ingerir y que no requiera calentarse, señala.

“Puede ser algún tipo de pasta fría preparada, obviamente sin algo que pueda echarse a perder, como la crema, pero a lo mejor sí con pedacitos de queso panela o queso fresco, que tienden a durar más si no están en un lugar tan caliente”, explica.

Una ensalada de verduras, con lechuga, zanahoria, espinaca, brócoli y vinagreta, puede ser otra opción para alimentarse mientras funges como funcionario de casilla.

La nutrióloga subraya que es necesario llevar agua simple o de limón o jamaica, naturales, suficiente para hidratarse todo el día.

Advierte que si una persona pasa mucho tiempo sin comer puede presentar problemas de gastritis, dolor y ardor en el estómago.

“Si pasa más de 6, 8 horas sin probar bocado, entonces el ácido clorhídrico, que trabaja sobre los alimentos, va a empezar a actuar sobre la mucosa del estómago y puede llegar a causar malestar, dolor, ardor y, en algunas ocasiones, cuando es muy fuerte o muy acentuado, hasta náuseas y vómito”, precisa.

La especialista enfatiza que una persona que trabaja con dolor estará distraída de sus labores.

Además, detalla, el cerebro se alimenta única y exclusivamente de glucosa y, si se deja de consumir alimento durante mucho tiempo, la glucosa que circula en la sangre se acaba porque la utilizan las células del organismo.

“Y entonces el cerebro ya no tiene de dónde alimentarse y lo más seguro es que empiecen a tener dolor de cabeza, somnolencia, falta de concentración en lo que están haciendo, por eso sí es importante alimentarse”, sostiene.

Consumir chocolate o barritas de cereal durante la jornada electoral, expone, puede ayudar a mantener la glucosa.

Téllez agrega que es recomendable no consumir comida chatarra o alta en grasas porque es más difícil de digerir.

“Y entonces se crea una sensación de pesadez y eso también puede distraerlos de las actividades que están haciendo, les va a dar sueño”, concluye.

¡Participa con tu opinión!