El tabaquismo, la obesidad y el sedentarismo son claros factores de riesgo para el cáncer, así lo estableció el presidente de la Sociedad de Oncología de Aguascalientes, Abraham Gerardo Cárdenas Roque, quien detalló que el de mama y cervicouterino son los más frecuentes en mujeres. En tanto que en hombres es muy común el de próstata seguido del de pulmón, tanto en incidencia como en mortalidad.
Entrevistado por El Heraldo en el marco de la celebración del Día Mundial contra el Cáncer este 4 de febrero, el especialista comentó que, gracias a los avances en la ciencia médica es más fácil diagnosticar más oportunamente la enfermedad, pero también pueden detectarse más casos nuevos.
“Anteriormente la gente fallecía, no sabían por qué, o sabían que tenían algún nódulo, algún tumor, pero no llevaban un diagnóstico oportuno y certero, y hoy cada vez hay más educación en cuanto a las instituciones para programas de escrutinio y cada vez se tienen programas más sólidos”.
Abraham Gerardo Cárdenas Roque indicó que, gracias al diagnóstico oportuno, hay algunas patologías que han disminuido la mortalidad en los últimos cinco años, y en otras se sigue manteniendo, sobre todo en cáncer de pulmón, donde están haciendo esfuerzos por modificar todos esos datos.
“Por ejemplo el cáncer de mama ha aumentado, sin embargo, aumenta más el número de casos de mujeres curadas, y esa es la gran importancia. También hemos avanzado mucho en cáncer de ovario, pacientes en etapas avanzadas las convertimos en curables. Entonces sí se ha avanzado bastante y el equipo de oncólogos que hay en el estado tiene muy buen nivel”.
En cuanto a los tratamientos, Cárdenas Roque comentó que hoy en día hay diferentes tipos, aunque la piedra angular sigue siendo la quimioterapia, aunado a fármacos novedosos, tales como la terapia blanco molecular, que vía oral bloquea las vías de señalización molecular para que el tumor no se esté reproduciendo. Algunos otros son anticuerpos y lo más novedoso es la inmunoterapia, que estimula al propio sistema inmunológico, para que las células de defensa destruyan al tumor.
“Esta terapia es muy costosa, ya que va desde los 250 a los 200 mil pesos mensuales, y no está en cuadro básico de las instituciones, entonces tenemos ese gran problema”.

¡Participa con tu opinión!