Fue provocación

Cecilia de Santos Velasco
El Heraldo

El Gobierno del Estado fijó su postura sobre los hechos ocurridos la noche del sábado en las inmediaciones de Av. Aguascalientes y camino a San Ignacio, y aclaró que no se registró ningún lesionado, ya que la presencia policiaca obedeció a las agresiones que sufrieron los trabajadores de la obra que colocaban señalización.
Posteriormente, un grupo encabezado por dirigentes partidistas cerró la circulación de la avenida y en actitud beligerante enfrentaron a los elementos de seguridad. Con este antecedente se realizó la detención de 6 personas que insultaron y agredieron, y después se presentaron otras 14 detenciones, que respondieron a la negativa de retirarse del lugar.
La mayoría de las personas presentadas ante la autoridad no son ambientalistas y provienen de otros estados. La falta de la que se les acusa es la violación al bando de policía y buen gobierno. La autoridad determinará su situación legal.
Por otra parte, el Gobierno Estatal informó que se continuará con los proyectos de infraestructura que traerán beneficios a la sociedad, respetando el manejo ambiental que debe darse a la vegetación de la zona, como se anunció previamente con el rescate y traslado de los árboles, así como un programa de reforestación.
La autoridad estatal sostuvo que la actuación de los elementos policiacos fue apegada estrictamente a los protocolos y respetando los derechos humanos a los ciudadanos, pero si se presentara alguna denuncia se dará puntual seguimiento con el apoyo de la Comisión Estatal de Derechos Humanos.
El Gobierno reiteró que continúa el diálogo y las medidas de compensación a los vecinos y comerciantes de la zona. Y seguirá con el diálogo abierto con los directamente involucrados.
Asimismo, relató que los trabajadores de la Secretaría de Obras Públicas acudieron a esa zona para comenzar las labores de señalización de la obra y delimitar los espacios que se cerrarían a la circulación el 10 de noviembre, como fue previamente anunciado.
En el lugar un grupo de personas en su mayoría ajenas a la zona y al tema ambiental, generaron confusión entre los vecinos y llamaron a evitar el inicio de estos trabajos, agrediendo verbalmente y provocando a los trabajadores con enfrentamientos directos.
La Policía Estatal y la Municipal debieron intervenir para evitar un conflicto con los trabajadores y permitir que continuaran su labor, pues un grupo de jóvenes identificados con un partido político comenzaron a provocar un enfrentamiento con la policía, que derivó en algunas detenciones.
El Gobierno del Estado continúa trabajando de cara a la sociedad, respetando sus derechos y estableciendo puentes de comunicación, siempre con apertura para escuchar los intereses legítimos, por lo que expresa su respeto irrestricto a los auténticos vecinos del lugar y a la diversidad de opiniones.
Sin embargo, manifiesta que de ninguna manera responderá a intereses de grupos políticos que utilizan a la sociedad para generar acciones de choque.
Finalmente, reiteró de igual forma que los proyectos de infraestructura vial forman parte de un programa de movilidad que abarca acciones con las que en un mediano plazo se dará la prioridad a los peatones y usuarios de transporte sustentable.