El gobierno de México debe asumir una postura firme, enérgica y menos tolerante ante la nueva agresión del presidente Donald Trump de desplegar la Guardia Nacional en la frontera, aseveró.
Ante la orden de desplegar la Guardia Nacional estadounidense en la zona fronteriza con México por parte del presidente Donald Trump, el senador Fernando Herrera Ávila se sumó a la ola de reacciones. Ante este hecho al que calificó como una agresión, el aguascalentense dijo que el gobierno mexicano está obligado a “asumir una postura firme, enérgica y menos tolerante”.
“Ya basta de retórica complaciente y acciones titubeantes; se requiere de una respuesta inmediata y categórica”, expresó Herrera Ávila, quien se sumó al pronunciamiento de sus compañeros senadores contra esta acción del presidente norteamericano, a la que consideró un agravio. “Con amenazas no se puede negociar ni se puede cooperar”, agregó.
El coordinador de los senadores blanquiazules explicó que el mal momento de la relación bilateral con el vecino del norte “es consecuencia de la política errónea, del temor, la pasividad y la escasa visión que ha tenido el gobierno mexicano, lo cual ha permitido al mandatario estadunidense exhibirlo una y otra vez”.
“No ha sido vertical ni honrosa la posición del Ejecutivo ni de la cancillería ante un presidente como Trump que sistemáticamente humilla y ofende a México y a los mexicanos. “Es hora”, señaló, “de que el Gobierno Federal deje a un lado la política partidista y tome cartas en este asunto para defender los intereses nacionales y el derecho de nuestros paisanos en Estados Unidos” concluyó Herrera.