Mala la sobreprotección de los hijos por parte de los padres de familia, pues ello limita su desarrollo y capacidades, consideró el presidente de la Sociedad Mexicana de Análisis de la Conducta, Francisco Javier Pedroza Cabrera, quien señaló que esas acciones tienen como consecuencia la falta de responsabilidad y de autosuficiencia.
En ese sentido, explicó que es importante que los padres les den a los hijos las herramientas suficientes para enfrentar las diferentes situaciones que se presentan en las distintas etapas de la vida.
Francisco Javier Pedroza Cabrera puntualizó que los padres juegan un papel determinante desde el nacimiento, así como en la primera y segunda infancia de los hijos; se pierde un poco de valor en la entrada a la adolescencia, donde los padres pasan a segundo plano y los amigos son los más relevantes.
El presidente de la Sociedad Mexicana de Análisis de la Conducta reconoció que hay padres muy sobreprotectores en la primera y segunda etapa de infancia de los hijos, donde quieren adivinarle al niño lo que está pensando y ello obstaculiza su desarrollo al impedirle que se exprese adecuadamente y al coartarle sus decisiones.
Reconoció que en la sociedad en que vivimos, los padres no tienen suficiente tiempo ni la paciencia para que el niño se exprese y ello impide convivir con los hijos de manera adecuada.
Pedroza Cabrera estableció que en esa sobreprotección, muchos padres no le enseñan al niño que hay consecuencias en sus actos a los que se tendrá que enfrentar. “El niño no aprende a ser responsable de sus actos. Si yo aprendí a ser dependiente de mis padres, entonces yo no voy a tener la posibilidad de establecer mis propios comportamientos, de hacer mis propias decisiones, siempre voy a estar dependiendo de los otros”.
Finalmente, Francisco Javier Pedroza comentó que de acuerdo a la edad de los niños, hay que hacerlos autosuficientes para que no sólo sean independientes, sino también autosuficientes en cada etapa de su vida. “Si no podemos darles interacciones en cantidad, sí podemos darles interacciones de calidad a nuestros hijos”.