Edgar Hernández
Agencia Reforma

TAPACHULA, Chiapas.- Una nueva caravana migrante que ingresó a México por la frontera sur logró avanzar apenas unos kilómetros antes de ser frenada por agentes migratorios y de la Policía Federal.
Sus integrantes, aproximadamente 200, fueron llevados a instalaciones del Instituto Nacional de Migración (INM).
Los centroamericanos cruzaron a México por el río Suchiate, que divide a México y Guatemala, y se enfilaron a pie hacia Tapachula.
Habían avanzado unos 10 kilómetros cuando fueron interceptados por un operativo en el Municipio de Frontera Hidalgo.
Los agentes subieron a los extranjeros a cuatro autobuses y seis unidades tipo Urvan para trasladarlos a la Estación Migratoria Siglo 21.
Fuentes de seguridad afirmaron que los migrantes no se resistieron a la detención porque los agentes del INM les prometieron que les facilitarán los trámites de regularización o asilo, según lo que requieran.
A mediados de enero pasado una nueva oleada de centroamericanos llegó al País, por lo que el Gobierno federal implementó un programa emergente que facilitó la entrega de más de 12 mil tarjetas por razones humanitarias.
La medida fue cerrada a finales del mismo mes, pero grupos de migrantes siguen llegando a la frontera sur e ingresando a territorio mexicano.