Víctor Fuentes
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Un juez federal de Naucalpan prohibió ayer al Gobierno, por tiempo indefinido, realizar cualquier obra del nuevo Aeropuerto de Santa Lucía.
El mandato judicial se mantendrá mientras no estén liberadas las autorizaciones y permisos en materia ambiental y arqueológica.
El juez concedió una suspensión definitiva en uno de los amparos que impugnan la cancelación del nuevo aeropuerto en Texcoco, promovidos por el colectivo #NoMásDerroches.
La suspensión definitiva no prohíbe la construcción en Santa Lucía, pero sí la condiciona a dos requisitos: El visto bueno del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), para determinar si en la zona existen monumentos arqueológicos que pudieran ser afectados por las obras.
Así como la conclusión del trámite de Manifestación de Impacto Ambiental, que la Secretaría de la Defensa Nacional tramita ante la Subsecretaría de Gestión para la Protección Ambiental.
El Gobierno tiene 10 días hábiles para impugnar la suspensión ante un tribunal colegiado de circuito, que no tendrá plazo para resolver.