Aline Corpus
Agencia Reforma

TIJUANA, BC.- Agentes federales y de la Patrulla Fronteriza estadounidenses frenaron a migrantes que intentaron entrar a los Estados Unidos.
Mediante gases lacrimógenos y balas de goma, las autoridades estadounidenses repelieron a los centroamericanos que saltaron el muro y destruyeron la malla metálica que divide a Tijuana de San Diego.
Para contener a los cientos de inmigrantes, las autoridades de Aduana y Protección de Fronteras de EU ordenaron el cierre peatonal y vehicular en las garitas de San Ysidro y El Chaparral durante seis horas, una situación de la que no hay precedentes en el cruce fronterizo.
Por la mañana, alrededor de 300 migrantes salieron del albergue de la Unidad Deportiva Benito Juárez, en Tijuana, para realizar una marcha en dirección al puente El Chaparral, que desemboca en la garita del mismo nombre.
Sin embargo, ahí fueron contenidos por agentes federales que portaban equipo antimotines y a quienes intentaron explicar el motivo de su movilización: manifestarse pacíficamente en el puerto fronterizo de El Chaparral.
Los centroamericanos, en su mayoría hondureños, esperaron 40 minutos, pero al no recibir autorización para continuar con su caminata, un grupo se desprendió del contingente e intentó avanzar cruzando el Río Tijuana, que está asegurado por alambre de púas.
“¡Avancemos compañeros, es nuestro derecho”, “¡Sí se puede! ¡Sí se puede!”, gritaban.
Pero agentes estadounidenses respondieron con gas lacrimógeno que lanzaron a territorio mexicano.
Al mismo tiempo, en las inmediaciones de la garita San Ysidro, en un predio por donde cruza el tren de carga entre México y Estados Unidos, otro grupo destrozó la valla metálica fronteriza, y otro más intentó derribar una puerta metálica, de unos seis metros de altura, en el predio del ferrocarril.
En ambos puntos, los agentes estadounidenses lanzaron gas lacrimógeno a México y balas de goma.
La Secretaría de Gobernación anunció que los migrantes que intentaron cruzar ilegalmente a Estados Unidos serán deportados inmediatamente a sus países de origen.
La Policía de Tijuana informó que detuvo a 39 integrantes de la caravana migrante por causar disturbios.