Al alertar que los fraudes crecen en esta temporada de diciembre, la Comisión Nacional de Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros aseveró que los medios digitales permiten realizar transacciones en cuestión de minutos, sin hacer filas ni acudir a una sucursal, pero a medida que la tecnología avanza, el riesgo de las finanzas personales también se incrementa.
“En este mes, los delitos financieros se elevan de manera importante, situación que está relacionada con el mayor flujo económico de la temporada. La población realiza una cantidad significativa de compras al recibir prestaciones como el aguinaldo, por lo que es común que los delincuentes estén a la expectativa”, advirtió el titular de la unidad de atención, Ignacio Villanueva Chávez.
De acuerdo a la empresa española G Data Security Labs, más del 80% de los correos electrónicos enviados en el mundo son SPAM. Se trata de mensajes, imágenes, correos electrónicos no solicitados que pueden estar infectados con virus y que presentan contenidos engañosos.
“Es importante conocer la forma de operar de los defraudadores cibernéticos y las estrategias que utilizan como el PHISHING y SMISHING, los estafadores se hacen pasar por una institución financiera y sólo buscan robar los datos personales, número de tarjetas de crédito o débito, cuentas bancarias, contraseñas. Ningún Banco pide estos datos por teléfono, correo o mensaje”.
El funcionario recomendó cuidar las contraseñas, en ellas es importante no utilizar caracteres relacionados con fechas de nacimiento, números telefónicos conocidos o configuraciones predecibles. Se deben utilizar combinaciones de números, letras mayúsculas, signos de puntuación o caracteres especiales, así como cambiarlas periódicamente, evitando duplicar la misma contraseña para diferentes cuentas.
Al momento de pagar, si se encuentra en algún establecimiento, no perder de vista la tarjeta en ningún momento, explorar nuevas alternativas seguras de pago como el CoDi, así se evitarán riesgos relacionados a la clonación de tarjetas.
Si se compra por Internet, asegurarse de hacerlo en páginas reconocidas o investigar a fondo al vendedor (historial, domicilio, comentarios de otros usuarios), no interactuar con ventanas emergentes sospechosas o mails no solicitados.
“De igual modo, hay que apoyarse con la banca móvil, tener cuidado al momento de descargar las aplicaciones de banca móvil y verificar que sean las auténticas, ya que existen aplicaciones que buscan sustituir las de los bancos (PHARMING) y activar los seguimientos y notificaciones a los cobros y pagos, de esta manera se podrá avisar al banco rápidamente en caso de reconocer alguna anomalía”, concluyó.