Los amistosos en el mundo están en su máximo auge, las selecciones participantes del Mundial se encuentran preparándose con intensidad para llegar en la mejor forma a la mejor competencia de selecciones del mundo. El día de ayer se jugó un amistoso de calidad de élite, Italia sirvió como entrenamiento para Francia en un amistoso digno de final de cualquier torneo importante. El Allianz Riviera vio como dos de las mejores selecciones del mundo se enfrentaban en duelo de preparación para los franceses, recordando que Italia no pudo calificar al Mundial tras quedar eliminado a manos de Suecia.
Los primeros minutos del encuentro fueron una pesadilla para los italianos, Mbappé fue el jugador que más busco el arco rival a través de desbordes y tiros de media distancia. El gol llegó apenas al minuto 8 cuando el mismo Mbappé remató en el área, Sirigu rechazó el remate, pero Umtitti tomó el rebote para de izquierda abrir el marcador. Poco a poco los italianos equilibraron el encuentro sin encontrar el gol del empate, al 29′ a través de la vía del penal Antoine Griezmann marcó el segundo gol del encuentro para poner de pie a todo el estadio con su ya típico festejo. Diez minutos antes de irse al entretiempo, Balotelli cobró un tiro libre que Lloris rechazó hacia el centro, Bonucci contrarremató para el 2-1.
En la segunda parte Italia adelantó líneas para buscar el empate, tuvieron bastantes llegadas, ninguna muy clara y no pudieron marcar el gol del empate. Al 63′ en un contragolpe de Mbappé que se fue quitando rivales, el balón le quedó de rebote a Dembelé que de pierna derecha mandó un remate impresionante al ángulo para el 3-1 definitivo. Francia da un golpe de autoridad y alza la mano para ser uno de los candidatos a llevarse el Mundial.

¡Participa con tu opinión!