Tras doce años de no estar en una final de Copa del Mundo y 20 sin levantar el título de campeones, los galos consiguieron derrotar por la mínima diferencia a Bélgica para estar de nueva cuenta en el partido más importante que un futbolista puede disputar. Con una generación de futbolistas brillante, llena de figuras, fenómenos y con una gran defensa, Francia superó a Bélgica con categoría para situarse en su tercera final en la historia de los mundiales. Cabe destacar que a pesar de no anotar Kylian Mbappé, demostró ser la nueva figura del futbol mundial apenas con 19 años de edad, y ya es comparado con Ronaldo “El Fenómeno” por su estilo de juego, aplausos también para Umtiti y Varane que fueron un muro defensivo ante la ofensiva belga.
Como todo encuentro decisivo en instancias importantes, el inicio del partido fue bastante cerrado, ninguna de las dos selecciones se animaba a tomar la batuta del juego al tener ese respeto por la ofensiva rival, al ser conscientes de la peligrosidad por parte de ambos equipos. Los primeros quince minutos de juego fueron de reconocimiento, tanteando cuáles eran las tácticas que habían mandado los entrenadores al campo, justamente al cumplir el cuarto de hora, en un error en la salida De Bruyne, habilitó a Hazard por la izquierda, el extremo recibió el balón dentro del área y rápidamente sacó un balazo de zurda cruzado que salió apenas a lado del poste derecho de Lloris. Los primeros 20 minutos fueron para Bélgica que supo cómo hacer daño en la defensa francesa, al 18′ Hazard desbordó desde la izquierda, enganchando hacia dentro para sacar un derechazo que buscaba el ángulo, Varane desvió con la cabeza para mandar a tiro de esquina ante la buena jugada del diez belga. Al 21′ llegó nuevamente un aviso belga, tras rebotes en el área Alderweireld sacó una media vuelta impresionante que Lloris atajó con una gran estirada, evitando el gol de Bélgica.
Francia se fue acomodando en el campo para quitarse la presión de Bélgica, Mbappé y Griezmann tuvieron más contacto con la pelota para darle juego a la ofensiva francesa. Al 33′, Griezmann mandó trazo largo para Mbappé que desde la derecha, le bajó la pelota a Giroud para dejarlo solo frente al marco; del centro delantero francés, remató horrible, desaprovechando la más clara que se le presentaría; minutos más tarde, Mbappé nuevamente sacó una genialidad para filtrar la pelota entre tres belgas por la derecha, Pavard entró solo al área, sacando un tiro cruzado que Courtois alcanzó a sacar con la pierna.
Para el segundo tiempo, las cosas iniciaron de la peor manera para Bélgica. Nuevamente, el balón parado cobró importancia cuando desde la derecha del campo, Griezmann mandó centro cerrado a primer palo; Umtiti se anticipó a Fellaini para rematar con cabezazo fuerte y marcar el primer gol de la tarde para los franceses en una jugada de pizarrón al 50′. El gol animó a Francia que siguió atacando y al 55′, Mbappé sacó una jugada de otro universo metiendo un taconazo de fantasía para dejar solo a Giroud frente al marco, su remate fue tapado por la zaga belga.
Bélgica se lanzó hacia al frente, tratando de empatar el encuentro; Francia se tiró atrás buscando el contragolpe cediéndole la pelota a los Diablos. Al 65′, Mertens mandó centro desde la banda derecha, Fellaini ganó la posición para mandar cabezazo potente que estuvo a punto de colarse al arco, pero salió desviado. Los centros fueron la mayor arma de Bélgica durante los siguientes minutos sin encontrar buenos resultados, fue hasta el 81′ cuando en un rechace, el balón le quedó a Witsel que sacó un bombazo de fuera del área que fue bien contenido por Lloris. Al 88′, desde la pelota parada, N’Zonzi dejó la pelota a la deriva en su propia área, pero Lukaku no pudo reaccionar para empatar el encuentro.
Los espacios se hicieron presentes en los últimos instantes del encuentro; Bélgica se encontraba volcada hacia al frente, los galos aprovecharon eso para en la contra poner en aprietos a los Diablos. Al 92′, Griezmann entró solo al área para sacar derechazo raso que Courtois atajó de gran manera recostando hacia su derecha; más tarde al 95′, Pogba dejó solo a Tolisso, que ingresó sin marca por la izquierda del área con todo el tiempo del mundo; sacó un zurdazo abajo que encontró un gran manotazo de Courtois para evitar el segundo, lastimosamente para Bélgica el tiempo se acabó con esa jugada y Francia logró avanzar a la gran final que se disputará el próximo domingo, siendo la tercera en su historia junto a la de Francia 1998 y Alemania 2006.