Especies como el gato montés, lince rojo, lechuzas, ratas de campo y el venado cola blanca, estarían en peligro si se fracciona una parte del Bosque de Cobos, advirtió María Guadalupe Castorena Esparza, presidenta del Colegio de Biólogos, pues en esta reserva tienen su hábitat natural, y al urbanizarse no sólo se perderían mezquites y huizaches, sino también la fauna del lugar.
Indicó que son numerosos los animales que se verán afectados, pues aún cuando el proyecto habitacional no contempla fraccionar la totalidad del Bosque de Cobos, con que se altere una parte el entorno se vería afectado, pues son especies que requieren de mucho espacio para poder desplazarse.
Guadalupe Castorena advirtió que no son especies que puedan estar en cautiverio, por lo cual no sería viable que sean reubicados a algún parque, ya que en Aguascalientes no existe un espacio público que pueda albergarlos, pues ninguno cuenta con el espacio adecuado para poderse desplazar, que es como estos animales se han acostumbrado a vivir, pues en caso contrario podrían enfermar o fallecer; además, hay una importante cantidad de especies acuáticas que también se verían afectadas.
Lamentó que esta amenaza persista, pues los desarrolladores inmobiliarios no han desistido en su intención de fraccionar una parte del Bosque de Cobos, que aun cuando han querido desmeritar su valor ecológico, sigue siento importante para el conjunto que representa esta área verde, por ello los ambientalistas están pugnando para frenar este proyecto.
Para finalizar, la presidenta de Colegio de Biólogos dijo que por ello no aceptarán que se busquen paliar las afectaciones con soluciones inviables como reubicar a las distintas especies que habitan en el Bosque de Cobos, pues ese es su hábitat natural, un espacio que les permite desplazarse libremente.