Es posible que Usted, amable lector o lectora, rechace tener alguna responsabilidad en los asuntos negativos que suceden en la vida colectiva, al considerar que no está en su ámbito el desarrollo ni la respuesta, pero como parte de la población puede aportar ideas e incluso involucrarse directamente en la solución.

Lo anterior viene a comentario por el crecimiento de suicidios que tienen lugar en esta entidad, ya que tan sólo en los primeros 13 días de enero van seis, mientras que en 2019 fueron 176, lo que no sólo preocupa por las vidas que se pierden, que en su mayoría fueron personas jóvenes, sino que debe ocupar a todos los niveles de la sociedad para encontrar alguna forma de frenar esta pandemia.

Por ahora es frustrante no encontrar la forma de atraer la atención de quienes tienen pensamientos desesperados, que antes de llegar a ese extremo sepan que hay quienes se interesan en escucharlos y ayudarles a encontrar una salida a sus problemas.

Es indudable que a mayor número de habitantes son más los problemas generales y personales. No se puede comparar el Aguascalientes de hace quince, veinte o más años con el actual, por consiguiente, en este caso el saldo negativo es superior al de décadas pasadas y de la misma manera que hay un desarrollo global también es más ese tipo de actitudes.

De los 176 elementos que el año pasado se inmolaron, 80% eran hombres y 20% mujeres, en su mayoría entre los 19 y 41 años de edad, lo que deja constancia de la pérdida de vidas productivas, que tal vez, con haberles prestado oídos habrían optado por enfrentar las dificultades.

Entre los estados que sobresalen en esta lista está Aguascalientes, por lo que es necesario trabajar en distintos campos para salir de ese inventario. El Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), subraya que existe una acentuación de los suicidios entre los hombres, una actitud que ha sido continua “y ha venido cuadriplicando el riesgo en comparación con las mujeres”, toda vez que 8 de cada 10 que se cometen en el país afecta a los varones.

De los problemas que más inducen a quitarse la vida son de carácter familiar, amoroso, depresión, ansiedad, abuso de alcohol o drogas, entre otros.

La Organización Mundial de Salud (OMS) considera que los suicidios son actos prevenibles y atrás de cada suicidio queda “una tragedia que afecta a familias, comunidades, países y tiene efectos duraderos para los allegados al suicida”, por lo que se le ha catalogado como “un grave problema de salud pública”.

Entre algunos consejos sobre cómo ofrecer apoyo a personas que están en riesgo de cometer un suicidio, están los siguientes: Escuchar es un elemento básico en la prevención, ya que esto permite detectar indicios que indiquen posibles pensamientos suicidas, para ello hay que saber escuchar de manera paciente y no tratar de imponer las propias ideas, sino dejar que exprese libremente sus sentimientos, sus emociones y pensamientos sin juzgar y no intentar convencer, porque lo que necesita esa persona es exteriorizar sus pensamientos y que la oigan.

También es importante no entrar en pánico y tomar en serio todo lo que se le comente, sobre todo mantener una conducta de respeto y no entrar en debates moralistas; ofrecer apoyo emocional mientras se barajan las posibilidades de solución. También se recomienda no dejar al pre-suicida solo y ayudarle para que acuda ante un psicólogo o psiquiatra, profesionales que están entrenados para realizar una adecuada intervención.

Es indispensable acelerar el paso en las instituciones publicas, académicas, religiosas y en general, en cuantos campos contribuyan a encontrar el camino que reduzca, en su caso, elimine esta situación que lacera, que deja una huella difícil de borrar, por lo que cada quien, en su medio, debe colaborar y no escatimar ningún esfuerzo para aportar su granito de arena.

EN SU PUNTO

La decisión que adoptó el gobernador Martín Orozco Sandoval de mantenerse al margen del Instituto de Salud para el Bienestar no tomó por sorpresa al Instituto de Servicios de Salud del Estado de Aguascalientes (ISSEA), al haber la suficiente capacidad para atender a la población que no está inscrita en el Seguro Social ni en el ISSSTE.

Están garantizados los servicios de hospitales y centros de salud para los 308 mil beneficiarios que hasta diciembre pasado estaban registrados en el Seguro Popular, que desapareció por órdenes del presidente Andrés Manuel López Obrador, sin embargo todas esas personas tienen garantizada la atención, lo que aún cuando significa un reto hay el suficiente personal e infraestructura para cumplir con la demanda.

Aunque la transición no es una tarea fácil, puesto que el Seguro Popular estuvo vigente por dos sexenios, de cualquier manera médicos, enfermeras y personal administrativo del ISSEA ajustan sus tareas para atender de manera eficiente a ese grupo, que por su parte se integran a un esquema que tampoco le es ajeno.

Se desconoce cuánto tiempo durará el asilamiento de esta entidad del procedimiento nacional de salud, pero sí llegado el momento se determina su integración se tendrá un camino avanzado tras la asistencia del ISSEA. Sobre el particular el gobernador Orozco Sandoval mencionó que todo dependerá que se llegue a un acuerdo.

AYUDA MÚLTIPLE

Cuando varias manos se unen son más las personas que reciben un apoyo, de lo que da constancia Cáritas de Aguascalientes, que a través del Departamento de Trabajo Social llega a un número importante de ciudadanos.

Mediante un boletín, el organismo católico presentó el resumen de lo alcanzado durante 2019, gracias a las aportaciones económicas o en especie, lo que permitió que 40 beneficiarios recibieran a préstamo aparatos ortopédicos; se brindó apoyo a 292 enfermos renales y 304 para otras enfermedades.

Además se otorgaron 31 apoyos funerarios, 9 a migrantes, 335 a madres solteras y 3,000 a solicitantes de ropa; fueron entregadas 690 despensas; también, gracias a la voluntad de 4 psicólogas se le dio seguimiento a 49 casos; se ofreció medicamento de manera gratuita a 4,432 personas y 14,819 donaciones en especie, como pollo, fruta, verdura, abarrotes, etc., y diversos apoyos a 15 beneficiarios.

La forma como trabaja Cáritas, en el renglón de trabajo social, es solicitar la cooperación de personas, organismos o instituciones, por lo que quienes deseen colaborar pueden hacerla llegar a sus oficinas en calle Emiliano Zapata 202 zona Centro o llamar a los teléfonos 915-92-94, 9-94-13-97, 9-16-19-82.

Para entregar algún tipo de apoyo se hace una investigación socioeconómica y así definir si se debe tramitar o atender la solicitud. Se piden donativos económicos o en especie, como pañales, leche para bebé, camas, medicinas, sillas de ruedas y despensa, entre otros requerimientos.

Entre los colaboradores con que cuenta Cáritas está El Heraldo, cuyas páginas son el vínculo para que la sociedad conozca los casos que requieren de mayor respaldo económico, como puede ser una intervención quirúrgica que tiene un costo elevado y que, afortunadamente, los lectores han respondido, con lo que se cumple a cabalidad la misión que ese organismo se ha echado a cuestas de promover la caridad, la solidaridad y la justicia social.

TERRENO CENAGOSO

El propósito de la diputada Paloma Amézquita, de promover una reforma a la ley que permita investigar lo que gastan los padres divorciados y que al mismo tiempo se niegan a pagar la pensión a sus hijos, tiene sus bemoles, porque, llegado el caso, podría enfrentar una demanda por intervenir en la vida privada. Ella misma reconoce que hay múltiples formas de evadir esa obligación, como poner los bienes a nombre de otras personas o renunciar al trabajo para alegar que no tiene ingresos, de ahí que antes de hacer realidad ese proyecto debe analizarlo detenidamente.