Natalia Vitela
Agencia Reforma

A 4 años de implementar de manera obligatoria los lineamientos «antichatarra» para prevenir la obesidad infantil en escuelas, la estrategia fracasó, reconoció Juan Rivera, director del Instituto Nacional de Salud Pública.
La SEP incumplió con la instalación de bebederos y la prohibición de venta de alimentos hipercalóricos y bebidas azucaradas en los planteles y Salud no monitoreó el cumplimiento de esas medidas, dijo el funcionario en conferencia de prensa.
Según datos del instituto, sólo una tercera parte de las escuelas cuenta con bebederos para que los niños tengan acceso a agua simple y, en contraste, en la mayoría de ellas, 80 por ciento, se venden bebidas azucaradas.
«Del 2012 a la fecha estos lineamientos son menos y menos aplicados. No hubo ni siquiera un plan de difusión para que profesores y alumnos supieran de qué se trataban los lineamientos», indicó.