Con tinta indeleble se ha escrito una hermosa historia de amor, a lo largo de cincuenta años, protagonizada por Juan Hernández Duque y María del Refugio Mascorro Ríos.
La pareja acudió a la casa de Dios para renovar sus votos matrimoniales al celebrar sus Bodas de Oro, acontecimiento en el que estuvieron acompañados por sus familiares y amigos más cercanos.
El Templo del Sagrario enmarcó la ceremonia donde Juan, César, Sergio, Alejandro, María de Jesús y Rocío pidieron a Dios les conceda a sus padres la gracia de continuar unidos hasta el final de sus días, gozar de salud y bienestar, así como seguir siendo ejemplo de amor para las nuevas generaciones de su familia.
Al finalizar la ceremonia, la familia Hernández Duque Mascorro ofreció un banquete en el Jardín La Huerta, donde la concurrencia disfrutó momentos muy emotivos en honor a la pareja.