Staff
Agencia Reforma

Los aspirantes presidenciales oficializaron ayer sus candidaturas ante los principales partidos políticos que los postulan.
El panista Ricardo Anaya rindió protesta como abanderado de la coalición Por México al Frente y en su mensaje se dijo decidido a enfrentar al “dinosaurio moribundo” que ha intentado destruirlo.
“A mí no me van a doblar y a nosotros no nos van a vencer”, advirtió ante miles de simpatizantes en el Auditorio Nacional.
José Antonio Meade, ante miembros del gabinete federal que acudieron a la Convención de Delegados del PRI, admitió que en el País existe enojo, decepción y un profundo malestar por los escándalos de corrupción.
“Tenemos que ver y escuchar a quienes elevan su voz y expresan sus legítimas demandas sobre seguridad y justicia, su profundo malestar por actos de corrupción que laceran la vida de México y ofenden la dignidad de los mexicanos”, planteó ante miles de delegados en el Foro Sol.
Al tomar protesta como candidato de Morena, Andrés Manuel López Obrador afirmó que gobernará con convicción y terquedad para acabar con la corrupción y promover el desarrollo económico del País.
“Soy terco, es de dominio público (…) Con esta misma convicción actuaré como Presidente, con terquedad, con necedad, con perseverancia, rayando en la locura, de manera obcecada, voy a acabar con la corrupción”, indicó ante líderes de Morena.