La presidenta de la Asociación de Mujeres Jefas de Familia, Gwendolyne Negrete Sánchez, urgió la necesidad de que la preparación y los apoyos lleguen a las mujeres de escasos recursos para que puedan salir del círculo de pobreza en el que se encuentran.
En entrevista con El Heraldo, comentó que desafortunadamente muchas mujeres tienen muy poca educación escolar. Destacó que esta situación es preocupante, sobre todo tomando en cuenta que ellas son las que se encargan de la familia, de educar a los hijos y de las tareas domésticas.
Derivado de esta falta de preparación escolar, dijo que la mayoría de las mujeres que emprenden un negocio quiebran por no recibir la capacitación adecuada. A esto se suma que no son sujetas de crédito por ninguna institución, porque les piden garantías que no tienen, y son presa fácil de los agiotistas.
Explicó que este círculo se puede romper con la adecuada capacitación bajo programas de inclusión financiera como los que promueve su organización con el apoyo de Nafin. “Muchas mujeres han logrado abrir micronegocios, tales como servicios de alimentación como tortas, jugos, gorditas, venta de dulces, semillas y tamales; incluso hay quien se avienta a hacer pescados y mariscos en su propia casa y trata de venderlos, pero si no tienen una educación financiera su capital va a desaparecer, como les está sucediendo constantemente”.