El presidente del Comité Ciudadano Anticorrupción, Juan Carlos Soledad Pérez, manifestó su confianza en que el mismo cuidado que la Fiscalía Anticorrupción está teniendo para analizar el cierre del sexenio anterior -con más de 50 carpetas de investigación abiertas-, lo imponga para observar y vigilar el ejercicio del gobierno en turno.

De la administración pasada fueron seis años, advirtió, al tiempo de recordar que del gobierno en funciones ya corrió uno y también se requiere de su trabajo.

En ese sentido, aseguró que el comentario ya se lo expresaron personalmente en el marco de la sesión ordinaria del Comité que preside y en la que, si bien se le planteó el acompañamiento ciudadano que es conveniente que cuente durante su gestión, también se le recalcó su mayor reto.

Éste es su trayectoria personal, pues el fiscal Jorge Humberto Mora Muñoz “tiene prestigio como un colaborador eficiente que sabe dar resultados, una persona de palabra, pero siempre dentro de un color partidista”.

Así, su principal reto lo tiene en demostrar que va a ser un fiscal anticorrupción que analice, sí lo hecho en el pasado, pero también que revise la actuación de la autoridad en funciones y la vigile de manera correcta”, agregó.

Es decir, su función tiene que ser debidamente coordinada en cuanto a los esfuerzos de investigación tanto de la administración actual, como de todo cuanto tenga que revisar de la pasada, “es la expectativa”.

En entrevista, reconoció además que la otra parte del desafío del fiscal especializado en el Combate a la Corrupción es que está empezando y lo hace sin presupuesto, con apenas un par de personas a su cargo y en dependencia casi absoluta de la Fiscalía General del Estado.

CON EL AYUNTAMIENTO. Por otro lado Soledad Pérez refirió que en acercamiento con la alcaldesa capitalina en relación a la transición de la Contraloría Municipal a un Órgano de Control Interno, en el marco del Sistema Estatal Anticorrupción, la invitación fue de diálogo sobre los cambios que tendrán lugar.

“Sin embargo, la exigencia es que se busque un perfil adecuado, que cumpla con todos los requisitos técnicos previstos en cuanto a conocimiento jurídico, contable, fiscal y demás, pero sobre todo que cubra los requerimientos morales también”, concluyó.