Saúl Alejandro Flores

A pesar de que la iniciativa de la Ley General de Aguas se encuentra por el momento por así llamarlo congelada, mientras transcurre la efervescencia o indiferencia propia de un proceso electoral intermedio, después del cual comentan que se retomarán las discusiones en cuanto concluya el proceso electoral, continuaré comentando y haciendo del conocimiento de ustedes amables lectores los pormenores de dicha iniciativa, tal y como lo anuncié hace ya varias semanas.

Así que continuando con los aspectos de índole económico y financiero realizo a continuación la transcripción de los artículos correspondientes, la próxima semana lo haré con el tema tarifario. Pues bien pasemos a la transcripción y al final a su correspondiente comentario.

“ARTÍCULO 219.El financiamiento del sector de los recursos hídricos se hará a través de distintos medios o mecanismos y conforme a la legislación y demás normativa aplicable en la materia, atendiendo a criterios de sustentabilidad, eficiencia económica y equidad; y permitirá obtener recursos de distintas fuentes y canalizarlos para el desarrollo y sostenimiento del sector”.

“Cuando en este Título se utilice el término entidades federativas, éste se referirá a los Estados y al Distrito Federal”.

“ARTÍCULO 220. En el financiamiento del sector de los recursos hídricos participarán la Federación, las entidades federativas y los municipios, así como los sectores privado y social”.

“ARTÍCULO 221. Son fuentes de financiamiento del sector de los recursos hídricos las asignaciones presupuestales, los ingresos fiscales, los créditos y réditos financieros, los donativos públicos y privados, así como instrumentos financieros y monetarios de otra índole”.

“ARTÍCULO 222. El financiamiento del sector de los recursos hídricos tiene por objeto captar, gestionar y asignar de manera eficiente, sostenible, equitativa, proporcional, integral y coordinada los recursos económicos y financieros indispensables para que la Federación, entidades federativas y municipios, en el ámbito de su competencia, garanticen el derecho humano al agua y cumplan los fines de esta Ley, a través de la gestión integrada de los recursos hídricos, la infraestructura hidráulica y la prestación de los servicios relacionados”.

“Para el financiamiento del sector de los recursos hídricos se considerarán los siguientes apartados:”

“I. La administración y preservación de las aguas nacionales y de competencia estatal y sus bienes públicos inherentes;”

“II. El almacenamiento, conducción y disposición de agua en bloque mediante infraestructura hidráulica federal, estatal, interestatal y del Distrito Federal, y”

“III. El suministro de agua potable, recolección, disposición y tratamiento de agua a los usuarios finales”.

“Los recursos económicos y financieros que se perciban en cada uno de los apartados anteriores serán con base en los principios previstos en esta Ley que le resulten aplicables.”

“ARTÍCULO 223. El financiamiento del sector de los recursos hídricos debe vincular los procesos de ingreso y gasto, a través de una adecuada planeación, para eficientar el ejercicio de los recursos económicos y financieros a fin de impulsar su desarrollo, autosuficiencia y sostenibilidad”.

“La autoridad competente sin perjuicio de la legislación aplicable en la materia debe observar los criterios de ejercicio del gasto, rendición de cuentas y cumplir con las evaluaciones de gestión y desempeño establecidas en la presente Ley”.

“Para el financiamiento del sector de los recursos hídricos se utilizará la información y datos que en materia económica y financiera contenga el Sistema Nacional de Información del Agua”.

“ARTÍCULO 224. El financiamiento del sector de los recursos hídricos buscará incentivar buenas prácticas de uso y tratamiento del agua, una distribución eficiente del recurso, así como generar los recursos para la sostenibilidad financiera, a través de una política tarifaria óptima”.

La ausencia de una disciplina, transparencia y eficiencia en el manejo del recurso hídrico o mejor dicho creo debería decir para el diseño, ejecución y evaluación de la política hídrica nacional porque en lo personal considero queda corta y marginal. Ahora bien, retomando que la ausencia de la disciplina, trasparencia y eficiencia desde la célula de la organización que son los municipios se ha manifestado por que la operación del servicio de agua es una caja chica ajena a buscar la eficiencia, ese mismo fenómeno se repite en la gestión a nivel estatal y esto se presenta, porque es difícil para quienes son ajenos al sector comprender el ejercicio que implica y conlleva el carácter transversal del agua, hay decisores que se quedan a nivel la operación, otros a nivel del manejo administrativo del REPDA, (Registro Público de Derechos de Agua), etc. Considero desde mi muy particular punto de vista que este capítulo avanza mucho respecto al anterior, pero aún se queda corto al adolecer de una integración a nivel sistémico con los demás aspectos que reviste el sector agua, es decir esa transversalidad que mencioné. La siguiente semana continuaré con este tema, porque es uno de tantos que permitirá que en México y Aguascalientes el agua nos alcance.

Comentarios: [email protected] twitter: @saul_saalflo