Danna Amézquita Pérez dejó atrás su infancia para estrenarse en la juventud, motivo por el cual manifestó su gratitud a Dios por los favores recibidos.
En la Parroquia del Sagrado Corazón de Jesús, se llevó a cabo la misa en su honor, y en la cual contó con la presencia de sus papás María Isabel Pérez Hernández y Ricardo Amézquita Vázquez, así como de sus padrinos Alma Leticia Quevedo Martínez y Ricardo Bárcenas Salas.
Al lado de sus chambelanes, la guapa quinceañera compartió un bello vals, durante el festejo que posterior a la santa misa se realizó en su honor.