Las ilusiones y los sueños, llegaron finalmente a la vida de Ariadna Medina Bernal, quien en sus quince años, se mostró agradecida con Dios y con la vida por esta nueva etapa.
El templo de las Tres Ave Marías, fue el punto de encuentro para la agraciada quinceañera, que en la compañía de sus seres queridos, entre ellos su mamá Lluvia Bernal y sus padrinos Verónica Medina y Gerardo Padilla, participó de la santa misa.
Por parte de sus allegados e invitados de honor, la festejada recibió numerosos abrazos de felicitación.