Con mucho éxito se llevó a cabo la 12ª Entrega Anual de Canastas que organiza Bifam, con el objetivo de realizar, en una familia, una obra de misericordia, llevando un mensaje de esperanza.
El evento se realizó al inicio del Adviento, con la finalidad de que todos estén abiertos a recibir a Jesús en esta Navidad, encarnado en todas y cada una de las personas a su alrededor.
Quienes forman parte de Bifam tuvieron la encomienda de realizar una colecta de productos de canasta básica, misma que se realizó dentro de varias escuelas y empresas, además de aceptar donativos en especie.
Por la mañana, en la Parroquia de Nuestra Señora de Los Bosques, se llevó a cabo la misa, donde el ministro de la Iglesia dio una bendición especial a las familias, así como a las Coronas de Adviento.
Posteriormente, la gran familia Bifam se trasladó a las comunidades más vulnerables de Jesús María, donde se realizó la entrega de canastas y visitas a diversas familias.
Cabe destacar que la visita consistió en llevar un mensaje de esperanza, compuesto por dos cosas: bienes materiales (canasta) y bienes espirituales (la reflexión propia del Adviento).

¡Participa con tu opinión!

Compartir
Artículo anteriorGratos momentos
Artículo siguiente¡Felicidades!